La Policía Local multa ya a los conductores que aparcan sin tarjeta en el entorno reservado de la Ciudad Vieja

La mayor parte del aparcamiento del Oceanográfico reservado a los residentes de la Ciudad Vieja tras la peatonalización del barrio se ha revelado en estas últimas semanas como innecesario.

La Policía Local multa ya a los conductores que aparcan sin tarjeta en el entorno reservado de la Ciudad Vieja
La mayoría de las plazas en el Oceanográfico están libres si los conductores no aparcan de forma ilegal | patricia g. fraga/aec
La mayoría de las plazas en el Oceanográfico están libres si los conductores no aparcan de forma ilegal | patricia g. fraga/aec

La mayor parte del aparcamiento del Oceanográfico reservado a los residentes de la Ciudad Vieja tras la peatonalización del barrio se ha revelado en estas últimas semanas como innecesario. Durante buena parte del día el espacio permanece casi desierto debido a que los vecinos aparcan en las zonas más próximas al casco histórico y, además, esta situación ha provocado la imposición de las primeras multas a los conductores mal estacionados. 
La Policía Local inició en la noche de este jueves el proceso sancionador vinculado a la peatonalización de la Ciudad Vieja y los primeros perjudicados han sido los usuarios ilegales del parking del Centro Oceanográfico. En la mañana de ayer varios usuarios se encontraron con denuncias de hasta 200 euros –100 en caso de pronto pago– en los parabrisas de sus coches. Según especificaron los agentes se multa por “estacionar en zona de la vía reservada a ciertos usuarios por señal vertical (Estacionamiento Ciudad Vieja)”. 
Sin embargo, no se está visitando de forma continua el entorno por lo que mientras unos conductores resultan perjudicados por su infracción, otros se han salvado de tener que abonar esta importante cantidad de dinero. El propio jueves alrededor de las 12.30 horas, con muchas plazas de aparcamiento libres, había 56 turismos y furgonetas estacionados sin el permiso preceptivo y solo diez con tarjetas distintivas de residentes y no fue hasta unas horas después cuando los agentes se pasaron por la zona. 
No obstante, como si están haciendo recorridos puntuales por el casco histórico para vigilar el cumplimiento de la peatonalización, aprovecharon para multar a otros dos coches que estaban sobre un espacio cebreado en la parte trasera del Rectorado.
Ayer nuevamente hubo quien se fue a casa con la denuncia, pero otros muchos tuvieron suerte y llegaron a tiempo de evitarla. En concreto, a mediodía había 15 vehículos de vecinos frente a 44 que no tenían ningún tipo de permiso. La situación ha generado mucha confusión entre antiguos usuarios de ese espacio, pues a nadie le queda demasiado claro si puede aparcar o no porque solo hay dos señales verticales bastante altas y líneas amarillas sin más especificación en la explanada. Eso sí, los carteles sobre los postes advierten bien claro que las plazas, aún quedando muchas libres como auguraban ciertos sectores de la Ciudad Vieja, son solo para vecinos.