martes 1/12/20

Medio Ambiente denuncia que el vandalismo se generaliza en la ciudad

Si uno de los parámetros de la sociedad es cómo trata los equipamientos públicos, la sociedad coruñesa no sale bien librada.

El excusado del aparcamiento de caravanas de O Portiño ha sufrido numerosos actos vandálicos | patricia g. fraga
El excusado del aparcamiento de caravanas de O Portiño ha sufrido numerosos actos vandálicos | patricia g. fraga

Si uno de los parámetros de la sociedad es cómo trata los equipamientos públicos, la sociedad coruñesa no sale bien librada. Por lo menos, según la evaluación de la concejala de Medio Ambiente, María García, que denunció recientemente que “en xeral, temos un problema de vandalismo na cidade pero que se acentúa nas zonas mais apartadas”. Los daños que sufren las instalaciones suponen un fuerte desembolso para las caras públicas, sin que exista una forma sencilla de impedir que esta situación se perpetúe. 
García  comentó este problema durante un reciente encuentro vecinal en San Pedro de Visma, donde salió a relucir el degradado estado de la zona de aparcamiento de autocaravanas, en las que los baños públicos están destrozados. La concejala reconoció que la infraestructura presenta deficiencias, pero negó que fueran debidas a la falta de mantenimiento, sino que se derivan directamente del vandalismo. “É unha zona onde reparamos e ao pouco tempo, volver a xerarse o mesmo problema”. 
Con la llegada del verano, la falta de instalaciones en condiciones se hace notar aún más, pero la concejala asegura que se le da instrucciones a los servicios técnicos para que reparen los daños. Por lo menos, las reparaciones mínimas necesarias para que el área funcione. De todos modos, dejó claro que cada vez que se repara, tanto los aseos públicos como la infraestructura no tardan mucho en volver a deteriorarse: “Temos un problema con iso”. 
Reubicación del parking 
Mientras que en el centro la vigilancia policial es mayor, así como la presencia de testigos que puedan alertar de destrozos a las autoridades en las zonas de la periferia los vándalos pueden actuar impunemente. En el caso del parking de O Portiño, hay que recordar que la zona también es visitada las madrugadas de fines de semana porque existe un after.  Para evitar que esta situación continúe, por lo menos en O Portiño, la concejalía de Medio Ambiente estudia dos vías: buscar la forma de aumentar la durabilidad de las infraestructuras, quizá con otros materiales, o bien, el cambio de ubicación del parking a una zona que sea más fácil de vigilar. 
Pero algunas manifestaciones del vandalismo se pueden encontrar en cualquier punto de la ciudad. Una queja muy recurrente de los vecinos es la que se refiere a los grafitis. El año pasado, la Policía Local impuso cuarenta y seis denuncias a personas a las que sorprendió pintando grafitis en los muros de la ciudad, un número similar al de 2016, cuando fueron cuarenta las denuncias presentadas. Los lugares más insospechados han sido colonizados, incluso los letreros de la DGT en Alfonso Molina, por parte de los jóvenes que buscan que sus firmas o “tags” sean contemplados por todo el mundo. La DGT, por ejemplo, prefiere no borrarlos para evitar que vuelvan a trepar, estimulados por el desafío que les supone.

Artistas urbanos 
El Ayuntamiento anunció hace meses que está explorando otras opciones: el alcalde, Xulio Ferreiro, aseguró hace que su Gobierno tiene inventariados una serie de muros públicos “para poñelos a disposición de artistas urbanos” en respuesta a las críticas de los vecinos que se quejaban de que las paredes de sus casas amanecieran los fines de semana llenas de pintadas. 
Más difícil será solucionar los daños al mobiliario urbano o denunciar a los responsables, puesto que rara vez se detiene a nadie, incluso cuando actúan en zonas protegidas con cámaras de vigilancia. “É un problema recurrente, recurrente, recurrente, recurrente”, enfatizó García durante su intervención pública ante los vecinos que querían saber a qué se debía tanto abandono.

Comentarios