jueves 26/11/20

Más de 3.000 alumnos se examinan en A Coruña de una ABAU “atípica”

Las medidas sanitarias marcarán las pruebas que comenzarán este martes en siete facultades
La crisis sanitaria no solo altera la celebración de la prueba, sino también su preparación  | AEC
La crisis sanitaria no solo altera la celebración de la prueba, sino también su preparación | AEC

Una ABAU atípica marcada por las medidas de seguridad para evitar contagios de Covid-19. Casi tres mil alumnos de cerca de setenta centros de la ciudad y su área se examinarán desde este martes en A Coruña. Lo harán con mascarilla, en aulas tratadas con viricida antes y después de cada una de las pruebas y sin poder usar los ascensores para acceder a ellas ni compartir ningún tipo de material entre ellos, de la misma manera que sus exámenes no se entregarán a los correctores hasta después de veinticuatro horas, indicaron desde la CIUG (Comisión Interuniversitaria de Galicia).

Los exámenes se depositaron en cada uno de los centros, en Filología, Informática, Económicas,  Educación, Ciencias, Derecho y Caminos, a los que los alumnos accederán escalonadamente, de acuerdo con los criterios estableblecidos con los representantes  de los institutos con alumnos convocados en A Coruña.

También se ampliará la vigilancia en cada uno de los espacios al incrementar el número de vocales, lo mismo que las comisiones, que pasan de las cuatro  ordinarias a siete en este 2020.

De la misma manera, por primera vez no se amontonarán las mochilas en la entrada del aula, sino que cada estudiante la llevará a su pupitre para guardar en ellas los móviles o la comida, ya que los comedores universitarios estarán cerrados en toda Galicia.

Indicaciones

Una vez en sus mesas, los chicos podrán retirar la mascarilla, ya que las distancias entre puestos superan las recomendadas por las autoridades sanitarias, y si llevan agua o algún refresco para consumir durante el ejercicio, las botellas deberán ser transparentes y está prohibido compartirlas, lo mismo que los bolígrafos, que no podrán prestar ni siquiera cuando el compañero se quede sin él porque, en este caso, también al organización se encargará de proporcionarle uno debidamente desinfectado, apuntaron desde la CIUG.

La comisión insistió en la importancia de la colaboración de  cada uno de los centros en la disposición de una cita inusual que pasará a la historia no solo por cómo se celebra sino por las circunstancias extraordinarias que la precedieron, con varios meses sin clase por el estado de alarma decretado, lo que alteró los tiempos de preparación al estar los estudiantes varias semanas confinados por el Covid-19.

Comentarios