Lunes 17.06.2019

Un ladrón sorprende a una vecina de O Castrillón al entrar a robar en su piso

El incidente tuvo lugar en la calle Miramar y el asaltante huyó al ver a la mujer, que no sufrió daños

Los vecinos de la calle Buenavista denuncian varios robos | quintana
Los vecinos de la calle Buenavista denuncian varios robos | quintana

Los vecinos de Os Castros y O Castrillón están en alerta después de varios robos en pisos. El episodio más reciente tuvo lugar el miércoles en la calle Miramar, donde una mujer que se encontraba en su piso se vio sorprendida por un ladrón que forzó la puerta creyendo que no había nadie en el interior. Según las fuentes consultadas, el sospechoso huyó sin más, de manera que el episodio concluyó en poco más de un susto. Sin embargo, no es el único incidente que se ha registrado en las últimas semanas, lo que ha motivado que algún vecino haya colgado un cartel en la calle Buenavista, no muy lejos de allí, pidiendo a los residentes que extremen las precauciones.


“Alertamos de que se están produciendo robos en esta calle” se puede leer en los carteles con los que se ha decorado Buenavista. Los robos con allanamiento se encuentran entre los que más preocupan a las víctimas, que sienten una gran inseguridad al ver violentado el refugio de su hogar, así que es normal que una serie de robos susciten esta clase de reacciones, a pesar de que se dan solo en pisos vacíos.


En la mayor parte de los robos que se cometen en A Coruña se emplea el “bumping”, un sistema para abrir la cerradura que consiste en introducir la una llave especial, sin marcas, mediante golpes repetidos con un martillo, hasta que todos los pernos están alineados y se puede hacer girar la llave. Es una técnica que apareció hace quince años y que hoy sigue estando en vigor entre los profesionales del robo.

Cada quince horas
En A Coruña se roba una casa cada 15 horas, 15 minutos y 41 segundos, según los datos de Unespa, la asociación empresarial del seguro. Eso significa que la posibilidad de robo es de solo un 4,82%. El coste medio del robo es de 374 euros, lo que supone mucho menos que los 1.043 euros de Vigo, los 1.498 euros de Ourense, los 956 de Lugo los 678 de Pontevedra, los 573 de Santiago, e incluso menos que los 404 de media de Ferrol. La mayor parte de lo robado son pequeños objetos, como joyas, relojes, aparatos electrónicos y, por supuesto, dinero en metálico que normalmente se hallan en el dormitorio, así que esta es la primera habitación que registran los delincuentes.


En octubre, la Policía Nacional desarticuló a la banda que había protagonizado la última ola de robos con allanamiento. Operaba en barrios alejados del centro como el de el Barrio de las Flores, Os Castros, O Castrillón o Eirís haciendo cundir la alarma. En total, se detuvieron a ocho sospechosos de nacionalidad española, vecinos de A Coruña, Culleredo y Cambre a los que se les achacaban 29 robos.

Comentarios