viernes 27/11/20

Detenido por maltratar a su pareja en uno de los edificios conflictivos de Novo Mesoiro

Agentes de la Policía Local detuvieron a un hombre de 39 años como sospechoso de un delito de violencia de género. Según la denuncia, había maltratado a su pareja durante dos días enteros en los que había estado sumido en una borrachera.

Los edificios de la avenida de la Ribeira Sacra	 pedro puig
Los edificios de la avenida de la Ribeira Sacra pedro puig

Agentes de la Policía Local detuvieron a un hombre de 39 años como sospechoso de un delito de violencia de género. Según la denuncia, había maltratado a su pareja durante dos días enteros en los que había estado sumido en una borrachera. El suceso tuvo lugar el miércoles en el número 19 de la calle de la Ribeira Sacra, uno de las comunidades que se ha hecho tristemente célebre entre los vecinos de Novo Mesoiro por acoger a varios residentes problemáticos. 
Las autoridades acudieron a la vivienda pasadas las siete de la tarde, después de que la sala del 092 recibiera una llamada en la que se alertaba de que se había declarado un incendio en el lugar. Pero cuando llegó la primera patrulla, no encontraron llamas, sino una mujer que lloraba y que les explicó que su pareja la había agredido. 
Según denunció la mujer, el hombre había estado bebiendo durante dos días, durante los cuales se había dedicado a amenazarla, insultarla, golpear objetos y a agredirla: la agarró por el cuello y la arrojó al suelo. La víctima tenía verdugones en varias partes del cuerpo. Aseguró a los agentes que tenía miedo de la agrediese de nuevo. 

Búsqueda
Gracias a la descripción que facilitó la victima, la Policía Local pudo descubrir al sujeto, que se encontraba todavía ebrio en la calle. Cuando le preguntaron por lo ocurrido, reconoció la agresión, pero alegó en su defensa que si la empujó es porque ella pretendía clavarle un cuchillo. Él fue detenido y la víctima, trasladada a la Casa del Mar, donde anunció que pensaba denunciar a su pareja. 
Hace años que los vecinos de la zona denuncian toda clase de delitos y molestias perpetrados por algunos de los residentes que viven en los número 15, 17, 19 y 21 de Ribeira Sacra. La mayor parte de los presuntos responsables son inquilinos  del Instituto Galego de Vivenda e Solo (IGVS), muchos de los cuales se hayan en riesgo de exclusión social y algunos han sido chabolistas. Su comportamiento ha obligado a la Xunta a abrir varios expedientes contra ellos, así como a algunos okupas que también residen en pisos que estaban vacíos. 
Las denuncias más comunes de los vecinos son actos vandálicos, robos, tráfico de drogas a pequeña escala y amenazas, aunque también se han producido incendios de trasteros. Después de varios años esperando medidas, la apertura de los expedientes a principios de febrero ha dado a los vecinos ánimos para esperar la resolución del problemas.

Comentarios