jueves 22/10/20

Detenido in fraganti por segunda noche consecutiva cuando robaba en un local

Agentes de la Policía Nacional detuvieron a un sujeto de 42 años al que descubrieron robando en un establecimiento de la Sagrada Familia. El incidente tuvo lugar a las tres menos cuarto de la madrugada y el sospechoso resultó ser un viejo conocido

Agentes de la Policía Nacional detuvieron a un sujeto de 42 años al que descubrieron robando en un establecimiento de la Sagrada Familia. El incidente tuvo lugar a las tres menos cuarto de la madrugada y el sospechoso resultó ser un viejo conocido de las autoridades, con numerosos antecedentes en su haber. De hecho, había sido detenido la noche anterior por robar en un vehículo, aunque en esa ocasión el arresto fue llevado a cabo por agentes municipales.
En esta ocasión, lo que delató al ladrón fue el ruido que hizo al penetrar en el local, situado en la calle de Nuestra Señora de la Luz. Un vecino escuchó el ruido de cristales rotos que provocó la rotura de la puerta y avisó a las autoridades. Enseguida, desde la sala del 092 enviaron una alerta a los coches patrullas más cercanos.
La primera unidad apenas tardó un par de minutos en llegar. Los patrulleros pudieron observar al sujeto manipulando la cerradura de la puerta de entrada de un establecimiento. En cuanto se percató de la presencia de la Policía, el sospechoso intentó abandonar a la carrera el lugar, pero le dio alcance otro coche patrulla que se lo encontró cuando llegaba a la calle.

a prisión
Tras detenerle e identificarle, los agentes volvieron al escenario del delito donde comprobaron que había forzado la puerta, con el marco deformado y el cristal roto.
Tras su arresto como presunto autor de un delito de robo con fuerza en grado de tentativa, fue trasladado a dependencias policiales para luego ser puesto a disposición judicial. El juez decretó su ingreso en prisión.
El arrestado había sido detenido la noche anterior por agentes de la Policía Local, en unas circunstancias bastante parecidas: también en esa ocasión la alarma la dio un testigo.
Le había visto fracturar la luna de un vehículo estacionado en vía pública. Una llamada telefónica alertó a los agentes de lo que ocurría y lo detuvieron.

Comentarios