lunes 24.02.2020

El Ayuntamiento se muestra dispuesto a modificar el PGOM para la intermodal

El Gobierno municipal prevé seguir el proyecto que la Xunta aprobó en el anterior mandato tras las trabas de la Marea
Recreación de la futura estación intermodal incluida en la redacción del proyecto por parte de la Xunta
Recreación de la futura estación intermodal incluida en la redacción del proyecto por parte de la Xunta

Aunque la intención era mantener una reunión mañana entre Xunta, Ayuntamiento y Adif, finalmente, serán los dos primeros los que se sienten en la mesa en Santiago, ya que el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias necesitaría un poco más de tiempo, debido a la inmediatez de la cita –se solicitó el martes por parte del Ejecutivo autonómico–. Con todo, Adif confirmó su participación en septiembre a un nuevo encuentro.

“Desde que nos incorporamos habíamos pedido una reunión con la Xunta para hablar de la intermodal porque es importante ver cómo tiene los proyectos, cómo los tenemos nosotros, todo el tema de accesos y las modificaciones urbanísticas que vamos a tener que desarrollar”, señaló ayer el edil de Infraestructuras, Juan Díaz Villoslada.

Así, tal y como anunció la alcaldesa, Inés Rey, en su reunión de la pasada semana con el presidente del Gobierno gallego, Alberto Núñez Feijóo, la intención del consistorio es no obstaculizar más la infraestructura. “Ya estaba en cartera una posible modificación del plan general de ordenación municipal (PGOM) por lo que no pondríamos ningún inconveniente y supongo que el conjunto de la corporación tampoco porque es una infraestructura fundamental para el presente de la ciudad”, destacó ayer Villoslada.

Con todo, para que el proyecto licitado por la Xunta en noviembre del pasado año pueda adjudicarse también existe la posibilidad de llevar a cabo la Ley 3 que permite acometer actuaciones de urgencia, aunque esta opción es la menos óptima para el gobierno de Núñez Feijóo y, al parecer, también para el de Inés Rey.

“Es un tema que queremos analizar el viernes y en siguientes reuniones”, afirmó el concejal de Infraestructuras, quien destacó que la cita de mañana servirá para empezar a hablar de plazos a partir del próximo lunes.

Tal y como indicó Feijóo la pasada semana, la intención del Ejecutivo gallego es comenzar las obras para la estación de buses –aportando 15 millones de euros– a finales de 2021, aunque destacó que “se podemos antes, mellor”. Adif, por su parte, que ya anunció a finales de junio la licitación de las obras de la intermodal para adaptarla a la llegada del AVE en 2022, indicó que su proyecto contará con 48,5 millones de euros y que el grueso de las actuaciones será en 2020 y 2021. Tal y como indicó el delegado del Gobierno en Galicia, Javier Losada, las obras podrán comenzar este mismo año porque son dependientes de Adif y sus propios presupuestos.

Continuidad 
Con el objetivo de no obstaculizar más la creación de la nueva estación de tren y bus en la ciudad, el Gobierno local pretende dar continuidad al proyecto licitado por la Xunta el pasado año, el segundo después de que Marea Atlántica presentase una serie de modificaciones en octubre de 2017 –el Ejecutivo gallego presentó su primera opción en agosto de 2016–.

Así, la intención de los socialistas es no tirar por tierra lo andado e invertido –375.000 euros de fondos autonómicos para la redacción de este segundo proyecto– y continuar con los planes iniciados en el anterior mandato.

Tal y como anunció la Xunta en noviembre de 2018 tras aceptar las alegaciones de la Marea, el proyecto de la intermodal incluye la construcción de una glorieta de acceso sobre parte de los terrenos de Adif; un edificio para los viajeros de autobús que deberá estar comunicado con una pasarela para peatones que sobrevolará las vías del tren y desembocará en la avenida del Ferrocarril; y un aparcamiento de turismos con un mínimo de 325 plazas en la planta baja de la terminal de buses –la mayor parte de ellas estarán ubicadas bajo las dársenas y el resto cubiertas por una marquesina–.

La disposición de una cubierta ligera cuyo diseño se adapte a la que instaló Adif en la terminal ferroviaria también fue otra de las peticiones del anterior Gobierno local que se incluyeron en el proyecto de la Xunta. El motivo que alegaba la Marea para justificar sus medidas era que se iban a recibir menos rutas de buses tras la puesta en marcha del Plan de Transporte Metropolitano, mediante el cual muchos autocares ya van directos al centro.

Desde el Ejecutivo de Feijóo criticaron siempre la tardanza del anterior Gobierno local para sacar adelante el proyecto e indicaron que el licitado en noviembre del pasado año no es el mejor porque significa renunciar a una ambiciosa reurbanización del entorno de A Sardiñeira.

Comentarios