domingo 24/1/21

La ayuda al aterrizaje en la cabecera sur evitaría el 67% de los desvíos de Alvedro

El pasado ejercicio resultó un buen año para el aeropuerto coruñés y las estadísticas no se pueden negar. Por primera vez desde la quiebra de Spanair se superó la barrera del millón de pasajeros pero la plataforma Alvedro, vuela más alto considera que el balance podría haber sido mejor de no haber padecido numerosos desvíos por malas condiciones meteorológicas.

Los controladores son los que se encargan de indicar los cambios de rumbo a los aviones	quintana
Los controladores son los que se encargan de indicar los cambios de rumbo a los aviones quintana

El pasado ejercicio resultó un buen año para el aeropuerto coruñés y las estadísticas no se pueden negar. Por primera vez desde la quiebra de Spanair se superó la barrera del millón de pasajeros pero la plataforma Alvedro, vuela más alto considera que el balance podría haber sido mejor de no haber padecido numerosos desvíos por malas condiciones meteorológicas. El colectivo estima que de instalarse las demandadas ayudas vía satélite a la navegación y el aterrizaje por la cabecera sur el 67,5% de esos cambios de rumbo podrían haberse evitado.
Una subida de 3,7 puntos porcentuales y quedarse con 1.025.688 usuarios no fue una mala cifra para Alvedro y menos teniendo en cuenta que la comparativa del año pasado se estableció con 2014, que ya fue un ejercicio en el que se emprendió el camino ascendente. Sin embargo, los miembros de Alvedro, vuela más alto revelan que, si no se hubiesen registrado desvíos durante varios meses, la terminal habría recibido a alrededor de otros 20.000 viajeros. En el cómputo global del año los vuelos cayeron un 0,9%, una circunstancia que posiblemente no se hubiese producido si la climatología no obligase a descartar hasta 83 operaciones. “Si no hubiese ocurrido esto la subida sería del 6%” en vez del 3,7%. 
La agrupación sostiene que el 67,5% de los desvíos se produjeron por la presencia en pista de “viento del norte y falta de ayudas en la cabecera 03”. Por ello deja entrever que si las tripulaciones tuvieran sistemas adecuados para descender por la cabecera sur gran parte de esos turistas y empresarios no se sumarían en los balances de otros aeropuertos.
De esta forma hace hincapié en la demanda, compartida por el comité que agrupa a los trabajadores de Alvedro, de que se instalen herramientas que permitan aumentar la operatividad de la pista en condiciones difíciles. No se podrían evitar, sin embargo, las modificaciones de ruta de los controladores por niebla (10,8%) o viento (7,2%).
En todos los aviones que no pudieron aterrizar en A Coruña se desplazaban alrededor de 20.000 personas que en unos casos –los menos– regresaron al aeródromo de partida y en otros tomaron tierra en Lavacolla, en Santiago. 
Los que volvieron fueron muchos de los que se desplazaban desde Madrid, ya fueran dependientes de Iberia o de Air Europa. Al tratarse del puente aéreo con más frecuencias fue el más afectado por los desvíos, 43, frente a los mínimos de Sevilla, Bilbao, Lisboa y Mahón. 
En cualquier caso Vueling resultó la aerolínea más perjudicada dado que también es la que oferta más destinos al margen de la capital.

Comentarios