lunes 3/8/20

Aumentan los incidentes violentos en los que se emplean armas blancas

Hace apenas dos días, un hombre apuñaló a otro en la calle de Ramón Cabanillas, en Os Mallos, al que acusaba de haber matado a su hermano. La víctima se defendió rompiéndole el tabique nasal, y consiguió salir con vida, aunque con tres puñaladas en el cuerpo de las que todavía se recupera en el hospital.

El último incidente con heridos tuvo lugar el martes en la calle de Ramón Cabanillas	pedro puig
El último incidente con heridos tuvo lugar el martes en la calle de Ramón Cabanillas pedro puig

Hace apenas dos días, un hombre apuñaló a otro en la calle de Ramón Cabanillas, en Os Mallos, al que acusaba de haber matado a su hermano. La víctima se defendió rompiéndole el tabique nasal, y consiguió salir con vida, aunque con tres puñaladas en el cuerpo de las que todavía se recupera en el hospital. El domingo, un sujeto de 48 años fue detenido por amenazar con un arma blanca a la pareja de su sobrina. No se trata de incidentes aislados: según las autoridades, en los últimos tiempos se ha registrado un incremento en agresiones en las que salen a relucir armas blancas, muchas de las cuales se han saldado con heridos. 
Otro incidente muy destacado que también acabó con un herido grave fue el del día 7: un ferrolano de 17 años apuñaló a la expareja de su tía (algunas fuentes apuntan a que era su prima), en una concurrida calle de Monte Alto. La víctima acababa de salir del domicilio de la mujer, donde habían puesto fin a una tormentosa relación, y se había sentado tras el volante de su vehículo, cargado con las pertenencias que ella le había devuelto, cuando el menor salió del portal y, aprovechando que tenía la ventanilla abierta, le apuñaló, causándole una herida en el costado izquierdo. La víctima escapó pisando el acelerador. 
El 27 de julio, otro sujeto usó un “pincho”, un arma artesanales con mango de destornillador y hoja de 30 centímetros de largo, para tratar de apuñalar a un agente del 092 que se encontraba fuera de servicio. Al parecer, el agresor, un joven de 21 años que se encontraba en la calle con su pandilla, insultó a la víctima por con su condición de agente de la ley y cuando este se enfrentó a él (eran viejos conocidos), se desató la agresión, de la que salió ileso. 

entre conocidos
Todos estos incidentes tienen en común una cosa: se dan entre conocidos. “Siempre suele ser así con las peleas”, explica un agente. La mayor parte de los incidentes violentos se dan entre personas que se conocen, y las agresiones con arma blanca no son una excepción. 
Se dan algunos casos de robos con violencia e intimidación en los que el sujeto emplea un cuchillo, como ocurrió el mes pasado en A Silva de Arriba, donde un joven de 19 años atracó a un jubilado en su casa, tras derribar la puerta. En otro caso, que tuvo lugar en julio, un hombre amenazó de muerte al personal de un bar navaja en mano cuando no se creyó la historia de que la máquina de tabaco se había tragado el dinero. Pero los policías aseguran que estos robos a punta de cuchillo son escasos.
“La mayor parte de las agresiones con arma blanca suelen ser por ajustes de cuenta o por violencia de género”, apuntan. En muchos casos, ambos. “No suele ser nunca algo premeditado, sino más bien algo que ocurre en el calor del momento. Discuten y alguien pierde la cabeza y saca un cuchillo, a veces delante de testigos”, añaden. Eso significa que, en la inmensa mayoría de los casos, acaban detenidos inmediatamente.

Comentarios