viernes 27/11/20

El 092 identificó en 2013 más de 20 edificios y solares como focos de ratas

El estallido de la burbuja inmobiliaria dejó como testimonio una serie de solares vacíos o edificios abandonados por toda la ciudad que iban a ser sustituidos por nuevos y flamantes bloques de pisos .

La calle Cordelería cuenta con varios inmuebles ruinosos	susy suárez
La calle Cordelería cuenta con varios inmuebles ruinosos susy suárez

El estallido de la burbuja inmobiliaria dejó como testimonio una serie de solares vacíos o edificios abandonados por toda la ciudad que iban a ser sustituidos por nuevos y flamantes bloques de pisos y que ahora languidecen ruinosos. Pero no sin vida: según las estadísticas municipales, durante el año pasado la  sección de Medio Ambiente de la Policía Local, hizo más de veinte inspecciones en solares o edificios ruinosos, y descubrió que la mayoría de ellos se había convertido en el hogar de ratas, lo que supone un problema sanitario que puede encontrarse en cualquier parte de la ciudad, desde el centro hasta los barrios de la periferia.
Según fuentes municipales, no solo han proliferado los roedores, sino también los gatos porque, en contra de lo que se suele pensar, las dos especies pueden llevarse muy bien cuando hay recursos suficientes como para no tener que competir por ellos. “En los dos casos las colonias han crecido, y los gatos no están atacando a las ratas: no lo necesitan, porque tienen comida de sobra”.
Y la razón de que tengan tanta comida es en gran parte, responsabilidad de los propios coruñeses. “Lo que hemos comprobado es que muchos de los solares se están convirtiendo en vertederos: la gente tira desde las ventanas las bolsas de basura para no tener que bajar a la calle a depositarlas en el contenedor”, aseguran estas mismas fuentes.
Y cuando no es la pereza, es el amor por los animales lo que les provee de alimentos. Nunca faltan las personas que se encargan de poner platos con comida a los mininos que rondan cerca de sus casas. Pero cuando los gatos se marchan ahítos llegan las ratas para aprovechar las sobras, de ahí que no tengan necesidad de competir entre ellas. Y con la proliferación de animales hacen acto de presencia otras molestias, como los parásitos, porque las pulgas suelen campar a sus anchas por estos edificios abandonados.

colonias
Dado que los sistemas convencionales no han funcionado o son demasiado caros, el Ayuntamiento se puso en contacto con las asociación protectoras de animales para crear colonias controladas de felinos a los que se esterilizaría, pero no consiguieron llegar a un acuerdo: en febrero el gobierno local anunciaba que la asociación Gatocan crearía tres de estas colonias, a lo que siguió un desmentido de la propia asociación. Al parecer, el equipo de gobierno se había puesto en contacto a principios del mandato de Carlos Negreira para tratar la cuestión y que se habló de lugares como Barrio de las Flores, Santa Margarita y Adormideras, pero que desde entonces no ha vuelto a tener noticias al respecto.
La Concejalía de Medio Ambiente elabora rutinariamente informes en ese sentido, aunque por el momento no se ha dado a conocer ninguna medida real para combatir este problema. Los avisos que se envían a los dueños no suelen obtener ningún resultado, y hay que tener en cuenta que los solares e inmuebles que inspeccionó la Patrulla Verde en 2013 solo son una parte del total.

Comentarios