Betanzos concede su Garelo Especial a los “resucitadores” de El Pasatiempo

El monumento a Antolín Faraldo se sitúa en la plaza de su mismo nombre, en A Ponte Vella | ARchivo EC

Habemus Garelos 2022. Las distinciones más importantes que entrega el Ayuntamiento de Betanzos para reconocer, cada dos años, los éxitos ciudadanos –individuales o colectivos– en los ámbitos del Comercio y la Industria, la Cultura y los Deportes.


Además, una categoría extraordinaria, el Garelo Especial, que en esta ocasión se entregará a Xan Casabella y López de Xosé Díaz Vieites, los arquitectos encargados de la restauración de El Pasatiempo. Con él, la ciudad quiere reconocer su dedicación y consideración hacia la Huerta de Don Juan. También “ese sello” en unas actuaciones que “marcarán una nueva etapa del parque enciclopédico”, cuyas obras se están desarrollando en estos momentos, como apuntó la alcaldesa, María Barral.


1. Fraga, Premio Nacional de Narrativa 2021

Xesús Fraga recibirá el Garelo de Cultura. Premio Nacional de Narrativa 2021 por su novela “Virtudes e misterios”, el escritor y periodista “é un orgullo para Betanzos, para Galicia”, indicó Barral. También “un recoñecemento á nosa lingua” al tratar de “unha obra que invita a leela”, pues es en gallego desde 2009 no ganaba un libro escrito en alguno de los idiomas cooficiales del Estado.


2. García, la más antigua del área de Betanzos

El Garelo de Comercio e Infustria irá para Taberna García. Una empresa familiar, casa de vinos y comidas situada en Montellos. Jamás dejó de funcionar desde su apertura en 1887 hasta convertirse en la más antigua que se mantiene con actividad de la comarca de Betanzos. Un referente gastronómico, por su exquisita comida y su trato familiar, transmitidos de generación en generación hasta la actual, que tomó las riendas en este siglo XXI.


3. Freire, el “descubridor” de Paco Buyo

El Garelo de Deportes será para Francisco Freire, que inició su carrerea deportiva como todos los niños de su época en los equipos de su barrio, A Ribeira, pasando después, como portero, por el antiguo Brigantium CF. Una grave lesión le retiró como jugador a los 21 años pero continuó con su pasión por el fútbol como entrenador de porteros siendo el “descubridor” de Paco Buyo. Entrenador de varias generaciones de niños en el Betanzos, el Sada, Rayo Sadense, en Miño o en Gandarío (Bergondo).


El premio pretende reconocer su trayectoria e implicación en el deporte de base, ayudando a muchos jóvenes no sólo en prepararse en el deporte sino también en la vida, dijo Barral.


Reportaje | Antolín Faraldo, el “nuevo Moisés” al que reivindicó Murguía  


La alcaldesa, María Barral, anunció que la ciudad solicitará al Museo do Pobo Galego que, con motivo del segundo centenario del nacimiento de Antolín Faraldo Asorey, instale en el Panteón de Galegos Ilustres “una placa, un busto o una estatua” de este Hijo Predilecto de Betanzos en reconocimiento a su capital actuación en la historia de Galicia, concretamente en el movimiento provincialista de la primera mitad del siglo XIX.


Faraldo está considerado adalid intelectual del Levantamiento de 1846. No en vano, actuó como “secretario da Xunta Superior de Goberno de Galiza no alzamento que rematou co sacrificio dos Mártires de Carral”, reza la placa instalada al pie de su busto en A Ponte Vella.


“Antolín Faraldo fue alma y vida y pensamiento y acción y energía y voluntad del famoso inverosímil triunvirato que asumió en una hora solemne la responsabilidad del movimiento iniciado, pero que no acertó a dirigirlo, ni supo aprovechar los elementos que la suerte puso en sus manos”, apunta Murguía en “Los Precursores”.


En el “Ano de Antolín Faraldo”, a quien la ciudad dedicó un ciclo de conferencias y diversas acciones para difundir y dar a conocer su trayectoria, el Ayuntamiento de Betanzos da un paso más con la solicitud al Museo do Pobo Galego para que haya también “ese reconocimiento” en la capital de Galicia. Después del fracaso del levantamiento progresista de 1846 y de la ejecución del comandante Solís y su plana mayor en Carral, Faraldo y el resto de compañeros se exilió en Portugal, donde permaneció hasta ser amnistiado, en 1847.


En 1848, tras un breve paso por Madrid, donde colaboró con algunas de las publicaciones más prestigiosas de la época, estableció su residencia en Granada, donde murió sin haber cumplido los 30. “Murió lejos de su país, en la indiferencia y el olvido de los suyos, como nuevo Moisés sin lograr ver la tierra de promisión”, advirtió Murguía.


Desde hace más de treinta años, cada 17 de agosto, coincidiendo con el Día da Galiza Mártir, Betanzos recuerda a Faraldo.Es la fecha en que se rinde tributo “a quen deu a súa vida por Galicia”. Una cita “fixada en 1942, por Castelao e o Consello de Galicia no exilio, no aniversario da morte de Alexandre Bóveda”.

Betanzos concede su Garelo Especial a los “resucitadores” de El Pasatiempo

Te puede interesar