Víctimas del culto a la belleza

Linda Evangelista | aec

Desde que se ha impuesto el culto a la belleza, son muchos los casos de personas que, buscando la perfección o la perpetua juventud, terminan convertidas en una especie de monstruos deformes. La última víctima de una operación de estética con resultado nefasto es la modelo Linda Evangelista. Dicen las crónicas que esta mujer no ponía un pie fuera de la cama por menos de 10.000 dólares al día en el mejor momento de su carrera. Ahora, tras un tratamiento de CoolSculpting, no pone un pie en la calle ni por todo el oro del mundo. Auqnue hay quien asegura que esa deformidad es más psicológica que real. Ella no se deja fotografiar por si acaso.

Víctimas del culto a la belleza

Te puede interesar