El bloque de los sátrapas y los dictadores

Nicolás Maduro y Vladimir Putin, unidos por el absoluto desprecio a los derechos humanos | aec

Los bloques de aliados y contrarios a la invasión rusa a Ucrania están prácticamente definidos y podrían servir perfectamente para explicarle a un estudiante cuáles son los países democráticos y cuáles las dictaduras ante las que mantenerse alerta. Del lado de Putin, además de algunas de esas antiguas repúblicas soviéticas terminadas en ‘istán’, Armenia y Bielorrusia, que forman una especie de OTAN rusa, está el presidente sirio, que pone los pelos de punta cada vez que habla, y en este caso defiende lo que llama “corrección de la historia” y “restauración del equilibrio en el mundo”. En la misma línea de chaladura, Cuba, Venezuela y Nicaragua, que tienen la poca vergüenza de hablar de actos de paz por parte de Rusia, e Irán, el de las armas nucleares, que culpa a la OTAN por la crisis ucraniana. Aunque este, al menos, ha llamado a un alto el fuego, que dentro de lo malo, nos da un poco de tranquilidad. Solo un poco. De China nada se sabe, pero todo se supone.

El bloque de los sátrapas y los dictadores

Te puede interesar