sábado 19/9/20

Servicios Sociales trató de contactar con el vecino hallado momificado

El departamento de Servicios Sociales de Cambre intentó contactar en varias ocasiones con el nonagenario hallado muerto el lunes en su piso de O Temple, cuyo cadáver apareció casi momificado y fue descubierto por la Policía Local después de que un vecino alertase de que la puerta de su vecino estaba forzada.

La Guardia Civil se ha hecho cargo de las pesquisas | javier alborés
La Guardia Civil se ha hecho cargo de las pesquisas | javier alborés

El departamento de Servicios Sociales de Cambre intentó contactar en varias ocasiones con el nonagenario hallado muerto el lunes en su piso de O Temple, cuyo cadáver apareció casi momificado y fue descubierto por la Policía Local después de que un vecino alertase de que la puerta de su vecino estaba forzada.
Explica el alcalde cambrés, Óscar García Patiño, que Servicios Sociales se interesó por la situación del fallecido, Miguel Valdueza, de 90 años, siguiendo un protocolo que realizan con todos aquellos mayores que viven solos, pero que el hombre no les abrió la puerta. Poco después lograron hablar con el hijo de Valdueza, quien manifestó que su padre estaba bien, se valía por sí mismo y no precisaba ayuda.
Una patrulla de la Policía Local se trasladó el lunes en torno a las 19.00 horas al número 6 de la calle Polígono, en O Temple, tras recibir el aviso de un vecino que, al llegar a su casa, vio forzada la puerta de acceso a la vivienda del nonagenario, en el tercer piso. Al entrar en el domicilio, los agentes encontraron al fallecido en la sala de estar y manifestaron que el cadáver se hallaba “casi momificado” y que “alguien había intentado robar” en el inmueble.
Algunos habitantes del edificio indicaron que no veían a su vecino desde las Navidades pasadas y creían que se encontraba en Castilla y León, donde tenía familia. “Din que levaba morto desde diciembre”, apuntaba una vecina, mientras que otro confirmó que hace unos meses detectaron mal olor en el inmueble, pero fue cosa de unos días y lo achacaron a alimentos podridos que Valdueza podría haber dejado en su piso mientras estaba ausente.
La Guardia Civil se ha hecho cargo de las pesquisas y, según comunicaron ayer fuentes de la investigación, a la espera de que se le practique la autopsia, se descartan causas violentas en la muerte del hombre y apuntan a causas naturales.
Culleredo vivió a principios de mes, el pasado día 3, un caso similar, cuando la Guardia Civil del municipio encontró el cadáver, también momificado, de una mujer en su vivienda de O Portazgo, en la avenida de Miguel González Garcés.
Los agentes accedieron a la vivienda situada en la segunda planta del inmueble y se encontraron el cadáver de la mujer tendido en el suelo y momificado. También indicaron que a la fallecida no se le conocía familia cercana y que las sospechas sobre su desaparición empezaron a ser evidentes cuando se le cortó la luz por impago.
En ese caso, fue el Ayuntamiento cullerdense quien se hizo cargo de la cremación del cadáver, dado que nadie lo reclamó.

Comentarios