jueves 26/11/20

Las protestas del 092 por el dinero que les adeuda el Gobierno local afectarán a los refuerzos navideños

Los policías locales han decidido adoptar medidas de presión contra el gobierno local para conseguir que les adecuen sus sueldos a su categoría funcionarial (C-1),

Representantes policiales, durante una protesta por el mismo motivo a principios de 2015
Representantes policiales, durante una protesta por el mismo motivo a principios de 2015

Los policías locales han decidido adoptar medidas de presión contra el gobierno local para conseguir que les adecuen sus sueldos a su categoría funcionarial (C-1), algo que llevan esperando desde 2009, lo que costaría a las arcas municipales 800.000 euros. Los representantes sindicales (CSI_SIF, CCOO y UGT) anunciaron ayer que los agentes municipales no se presentarán voluntarios para ningún cambio de turno ni para realizar servicios extraordinarios por tiempo inferior a un turno. Además, el sábado se manifestarán frente al cuartel de la Policía local. Estas medidas afectarán sobre todo a los dispositivos especiales que se montarán durante el mes de diciembre, como puede ser la cabalgata de Reyes, la San Silvestre, o el refuerzo de control de ocio nocturno que se organiza los jueves y los sábados, así como el Fin de Año.
Además, el personal cumplirá su horario de forma estricta, en vez de adecuarlo a las necesidades del servicio. Esto supondrá  una serie de trastornos, pero no muy graves, por lo que fuentes de la Concejalía de seguridad Ciudadana lo interpretan como “un aviso”. 
Los policías tomaron esta decisión después de una asamblea que se celebró el día uno de este mes con la concejal de Seguridad Ciudadana, Rocío Fraga, que ofreció a los funcionarios que las cuentas de 2018 aumentarán en 200.000 euros sus retribuciones y que el resto se aportaría en dos o tres años. Manuel Aceña, el presidente de la asociación profesional de la Policía Local y delegado del CSI-CSIF, ya había señalado que, aunque no dudaba de la buena voluntad del Ayuntamiento, sus argumentos le parecían insuficientes: “Si hay dinero, y lo hay, el Ayuntamiento tiene que pagarnos lo que nos debe”.
 

En los presupuestos 
Aceña ya había reconocido cierto malestar en la plantilla, cansada de esperar que se materializaran las promesas que les habían hecho otros gobiernos locales. Lo que quieren es que este dinero que se les adeuda figure en los presupuestos de 2018, que todavía no se han cerrado, puesto que han dependido de arduas negociaciones con el PSOE, por lo que consideran que se está a tiempo. 
La última vez que protestaron por este motivo los policías locales fue a finales de 2014, cuando protagonizaron una “huelga de bolis caídos” que duró cinco meses durante los cuales las denuncias de todo tipo descendieron. El frente no se cerró hasta abril de 2015, cuando el Gobierno de Carlos Negreira logró cerrar un acuerdo con los representantes de la Policía Local por el cual los agentes recibirían una compensación en horas libres y formación mientras se buscaba la forma de abonar la deuda. 

“Ese año nos compensaron, pero hay todavía dos que nos deben, por aumento de nivel funcionarial y el aumento de factor de responsabilidad”, recordó este año el delegado sindical Javier Fontenla, del CSIF. Aunque cada caso es diferente, Fontenla había calculado que, de media, el Ayuntamiento les debe a los agentes 3.000 euros en sueldos atrasados. Están convencidos de que Hacienda deja suficiente margen de maniobra al Gobierno local para abonarlos y quieren que se haga en los presupuestos de 2018. l

Comentarios