Isabel Tamarit | “Este sector merece reconocimiento, da un servicio imprescindible”

Tamarit, en las instalaciones de Pompas en La Palloza | javier alborés

Isabel Tamarit ha tomado las riendas de Pompas Fúnebres y con la vuelta a la normalidad tras la pandemia ha propuesto una renovación en la empresa, con la reapertura de dos tanatorios en la comarca y nuevos servicios complementarios.

¿Cómo se adaptó el sector a algo tan fuerte como la pandemia?
Los empleados respondieron magníficamente en entrega y en estar absolutamente disponibles, pero fue duro. Ir a buscar a los fallecidos, no poder hacer velatorios... la situación fue muy complicada y, además, al sector funerario no se le ha reconocido como un eslabón de la cadena sanitaria, cuando es parte de ella. Ahora, por suerte, vemos eso como parte de la historia.

Luchan contra los prejuicios que se tienen del sector.
Totalmente, hay que romper una serie de prejuicios. Incluso entre mis amigos y familia, cuando comenté que iba a tomar la dirección de Pompas, tuve algunos comentarios. Yo he mamado este trabajo a través de mi familia política, llevo 26 años casada y esto me resulta totalmente familiar, pero cuando me casé también me chocó un poco. Pero si hay algo cierto en esta vida es que todos vamos a pasar por la muerte y este es un servicio que todo el mundo va a necesitar en un momento dado, por lo que es imprescindible que se haga con una empatía, una calidez y un saber hacer mucho más exquisito que otros servicios.

¿Les falta reconocimiento?
Debería estar más reconocido, sí, valorar que en ese momento te sientas acogido, puedas vivir el duelo tranquilamente porque hay gente que te aligera ese peso, que te cuiden y asesoren cuando se hace difícil tomar decisiones. 


Reabriremos el tanatorio de O Graxal el 30 de este mes y otro en Morás, Arteixo, a lo largo del mes de abril 



Con la vuelta a la normalidad traen novedades para Pompas.
Volvemos reabriendo dos tanatorios en O Graxal (Cambre) y Morás (Arteixo), el primero este mes, el día 30, y el segundo en abril. El de O Graxal es el segundo más antiguo después del principal, en La Palloza. Hemos renovado ambos para lograr salas más hogareñas, más cálidas y cómodas.

¿Qué servicios han añadido?
El servicio de lápidas y placas, el de asesoramiento de trámites después del entierro, ya que la gestión de todo eso es pesadísima, y el borrado de la huella digital, toda la presencia en internet de la persona fallecida. Buscamos cerrar el círculo desde que una familia se acerca a nosotros y continuar el legado de Antonio Modia, fundador de Pompas.

¿Ha cambiado mucho el sector?
Hay nuevas necesidades, sí. Antes se estilaba velar por la noche y ahora es anecdótico, por ejemplo. 

Isabel Tamarit | “Este sector merece reconocimiento, da un servicio imprescindible”

Te puede interesar