Inés Rey reconoce que la recogida de basura “no se ha normalizado” tras un mes

Los contenedores rebosan en diversos puntos de la ciudad, como la glorieta de América | javier alborés

El conflicto con el servicio de la recogida de basura parece haberse estancado. Cumplido el primer mes del estado de emergencia sanitaria más largo que se recuerde en Galicia (la alcaldesa, Inés Rey, lo declaró en día uno de marzo), la basura parece acumularse en los contenedores, aunque no a los niveles de finales de febrero, antes de la declaración de emergencia, y Rey comentó ayer que la situación todavía no se ha normalizado. Sin embargo, no entró a valorar los rumores de que existen negociaciones en marcha entre empresa y comité y si el estado de emergencia no se levantaría hasta que concluyeran.


“Seguimos trabajando para dar una solución rápida a esto. Cuando haya novedades, seré la primera en notificarlas”; prometió la regidora. En cuanto a si existe una negociación en marcha en tre la concesionaria, PreZero, y el comité de empresa, controlado por el sindicato STL, la alcaldesa se limitó a señalar que “es evidente que las empresas tienen que dialogar con los trabajadores, solucionar aquellos conflictos que pudiera existir y que afecten a la prestación del servicio público”.


En cuanto a si se levantaría el estado de emergencia una vez estas supuestas negociaciones llegaran a buen término, Rey añadió que se levantará cuando “cesen los motivos que nos llevaron a dictar el estado de emergencia”.


Vehículos viejos

En cuanto a la basura que se amontona en diversos puntos de la ciudad, en torno a los contenedores, desde el sindicato STL niegan que se trate de una dejación de funciones por su parte, sino que las averías son constantes en los camiones de recogida de basura (de hecho, ayer ardió un camión cuando descargaba en la planta de Nostián) y alegan incumplimientos de la empresa, que está obligada a renovar la flota. “Existen siete vehículos nuevos, pero no los sacan a la calle, están en la base de A Grela”, señalan desde STL. Los camiones más nuevos que emplean actualmente tienen 17 años, pero la empresa alega que son perfectamente operativos y que han pasado la ITV, de manera que no lo considera un obstáculo. En cuanto a por qué no se emplean los camiones nuevos, explican que es para protegerlos.


En efecto: en los últimos días de febrero, previos al estado de emergencias, además de cerca de 50 contenedores, ardieron dos camiones mientras estaban en ruta, en circunstancias que no han sido aclaradas del todo y que se achacan a sabotajes, aunque desde hace semanas no han vuelto a repetirse incidentes de este tipo, a pesar de que la Policía Local ha retirado la escolta que impuso los primeros días. Además, con la declaración del estado de emergencia, pudo contratar a la empresa Tragsa como refuerzo. Sin embargo, a día de hoy, Tragsa no sigue realizando labores de recogida de basura, según señalan desde el sindicato mayoritario.


Recogida de voluminosos

El sindicato STL también denunció esta misma semana que no les han llegado órdenes de trabajo de recogida de voluminosos, lo que contribuiría a explicar por qué los colchones y los muebles se han convertido en un espectáculo habitual, por lo menos en los barrios como Os Mallos y Agra do Orzán, lo que contribuye a la sensación de dejadez y suciedad que ha sido tan criticada por los vecinos.


El presidente del comité de empresa, Luis Varela, explicó en su día que el motivo de la huelga es la persecución sindical y la inseguridad derivada del mal estado de los camiones de recogida de basura. Pero además, también denuncian incumplimientos del plan de Igualdad, discriminación por tipo de contrato y por razón de sexo, persecución sindical, falta de información, participación y consulta a los representantes legales del personal.

Inés Rey reconoce que la recogida de basura “no se ha normalizado” tras un mes

Te puede interesar