Mañueco: salto a la fama

|

La abrupta que no inesperada convocatoria de elecciones anticipadas en Castilla y León se explica sólo en clave de partido. Lo de la “estabilidad” y el “interés general de Castilla y León”, como valores comunes amenazados a cuyo rescate acude Fernández Mañueco con el anticipo electoral, solo es la percha de una decisión que interesa al PP. Y por ahí es por donde hemos de rastrear el alcance de dicha decisión.

De puertas afuera es coherente con la estrategia de tierra quemada de la dirección nacional del PP contra Ciudadanos. Sobre los elocuentes precedentes de Murcia y Madrid, la idea es dejar al partido de Arrimadas en la irrelevancia, aun a riesgo de achicar el espacio de Casado por el centro y condenarse a depender de la ultraderecha.

Lo de la “deslealtad” de Ciudadanos, documentada artificialmente por lo ocurrido en Murcia, que ya sirvió de pretexto a Ayuso en Madrid también para anticipar elecciones (presunción de que Ciudadanos y PSOE preparaban moción de censura), es puramente instrumental: inventarse un pretexto para servir el interés de un determinado partido: el PP, en este caso.

Inventado el pretexto, Mañueco cesa a los cuatro miembros de Cs que formaban parte del gobierno de la Junta, entre otros su número dos, el vicepresidente Igea, que se enteró por la radio de su apuñalamiento. No faltarán las especulaciones sobre la posibilidad de que, a partir del año entrante, Sánchez haga lo mismo con la vicepresidenta Yolanda Díaz, presunta competidora en unas próximas elecciones generales.

Y ahora, de puertas adentro. Es una manera de desactivar el protagonismo de Díaz Ayuso, cuya irresistible ascensión ha colocado en los circuitos políticos y mediáticos la idea fuerza de que va a su aire, como si jugase en otro equipo. El salto a la fama va a ser el de Mañueco, que ha tomado el relevo de Ayuso en el señalamiento del sanchismo como la causa de todos los males del país.

A lo mejor algunos empiezan a entender por qué en Génova se resistían a que el congreso del PP de Ayuso (Madrid) se adelantase a los de Mañueco (Castilla y León) y Moreno Bonilla (Andalucía), con sus presentidos anticipos electorales.

Véase el discurso del presidente de castellanos y leoneses el viernes pasado en Zamora, donde acusó al Gobierno central de “hacer daño a España y especialmente, a Castilla y Leon”. Digamos que fue su primer mitin de la campaña para las elecciones, convocadas para el domingo 13 de febrero. Y digamos de paso que el acto central será el congreso regional del PP, convocado para los días 15 y 16 de enero, para aclamar a Mañueco como candidato a repetir en la presidencia de la Comunidad.

Mañueco: salto a la fama