Convoca una reunión extraordinaria, pero no muy urgente

Sánchez, preocupado, pero no mucho | ep
|

Desde el Gobierno nos llegan mensajes contradictorios. Por una parte, Pedro Sánchez ha convocado una Conferencia de Presidentes extraordinaria y telemática para abordar la más que preocupante situación de la pandemia y reforzar la coordinación entre comunidades. Pero resulta que la reunión en cuestión no se celebrará hasta el miércoles, un poquito tarde para ser tan importante. Así que ahora nos debatimos entre pensar que o bien el Ejecutivo no se toma tan en serio como debería el desbordante número de contagios o bien quiere aprovechar que todo el país va a estar centrado en el sorteo de la Lotería de Navidad para soltarnos alguna bomba como que se va a establecer un toque de queda –que pueda tumbar la Justicia meses después–, se va a limitar el aforo o los horarios de los locales de hostelería o se va a aplicar cualquier otra medida que cualquier otro día abriría los informativos, pero justo ese va a pasar casi desapercibido hasta que sea demasiado tarde. Y puestos a elegir, lo que haya que hacer, cuanto antes mejor. La idea, no nos olvidemos, es frenar el virus.

Convoca una reunión extraordinaria, pero no muy urgente