“Collage”, de Alexandra Fernández

|

La artista Alexandra Fernández, nacida en Caracas de padres coruñeses, trae al espacio ISADORA.ART DECO.CENTRO DE ARTE, su exposición “Collage”. Formada en arquitectura, en la Universidad de Caracas, al terminar su carrera en el año 2000 se vino para A Coruña, donde, además de dedicarse a la plástica, ejerce de Directora Artística de cine y televisión. El título de la muestra es alusivo a su modo de componer el cuadro por medio del ensamblaje de finas tiras de papel de diferentes colores, que va articulando, de un modo minucioso y cuidadosamente exquisito, para componer, especialmente sobre tramas en forma de enrejados formados por delgados prismas triangulares, secuencias de formas geométricas de variados tamaños:. cuadrados, rectángulos, círculos, óvalos..., en los que sigue, aunque de un modo novedoso y muy personal, los preceptos del op art o arte cinético. Se trata de series rítmicas, basadas en la combinación de bandas y campos de color que crean efectos vibratorios y perspectivas variadas, según el ángulo desde el cual contemplemos el cuadro, de manera que este se convierte en un agitado espacio que proporciona visiones polisémicas o polivalentes de una armonía extraordinaria. La pasión por lo cinético le viene a Alejandra -según confiesa- de los años de Venezuela, donde tal movimiento ha sido muy importante y había numerosos murales y obras urbanas.” Te maravillabas- dice- al ver cómo se movían las esculturas por el viento o cómo cambiaban mientras circulabas por la autopista.”. Nos maravillamos también los espectadores de esta muestra, al desplazarnos por la galería, viendo cómo se abren y cierran abanicos, en perfecta consonancia de líneas, rayados, formas y colores; bien para descubrirnos el “ Corazón del verano”, que arropa la tierra entre dos arcos de dorada luz; bien para abrirnos “Ventanas” a un mosaico de inéditos paisajes donde se agitan las tonalidades del tierra tostada, de los anaranjados, de los azules turquesa, de los amarillos, ocre y variados verdes, en polifonías andantes. Como un homenaje a aquellas visiones caraqueñas de las que habla, es el cuadro CCS-002. obra de extraordinaria complejidad compositiva, estructurada en tres bandas horizontales, de las cuales, la central es un móvil paisaje que, en pliegues de ondulante horizonte, trae poéticas evocaciones de la montaña Ávila de Caracas, la superior es un plano de cielo azul, punteado de polícromos cuadraditos, en relieve; y el plano inferior, de color arenoso, sería el espacio por el que se deslizan, en rimeros de pliegues, los ritmos de la ciudad. Una aportación novedosa es la pieza CDRD.LAMP, lámpara formada por catorce rejillas cuadradas, con fondo de colores, que proyectan una acogedora luminosidad. Singular es también “Teoría del caos”, un gran óleo de visión cósmica y movimientos galácticos. Con rigor compositivo admirable, y modulación perfecta de ritmos geometrizados, hace que su obra se convierta en un vivero de ricas emociones que atrapan, como lo hace la música.

“Collage”, de Alexandra Fernández