El arma secreta de los secesionistas

Pere Aragonés | aec
|

En la batalla lingüística que se vive en Cataluña, la Generalitat cuenta con un arma secreta. Se trata de una encuesta, supuestamente anónima, en la que pregunta a los alumnos de entre 10 y 11 años y a los de 13 y 14 qué profesores imparten sus clases en castellano. Una auténtica caza de brujas gracias a la que los responsables políticos catalanes conocerán uno por uno a los docentes que no se saltan la ley a la torera como pretenden los secesionistas. El mero hecho de saber que se hará esta encuesta provocará que más de uno cambie el idioma de sus clases por eso de evitar problemas.

El arma secreta de los secesionistas