La tercera dosis es, por el momento, la mejor baza

Viales vacíos de la vacuna de Pfizer | EFE
|

Sabíamos que el bicho no se iba a marchar sin oponer resistencia. Que iba a mutar, a retorcerse y a resurgir de sus cenizas cuando creyésemos que lo teníamos contra las cuerdas. Para muestra, la sexta ola aderezada con la variante Ómicron. Tan rebelde que dos dosis de la vacuna de Pfizer no son suficientes contra ella. Pero sí tres, según los resultados de un estudio realizado por Biontech, que apuntan que el trío de inoculaciones genera los anticuerpos necesarios para poder hablar de la misma inmunidad que se consigue ante las otras cepas. Eso, como plan inmediato, porque la investigación refuerza también la idea de que es necesario un compuesto específico para combatir la variante Ómicron y la buena noticia es que podría estar listo en marzo. Ahora solo falta que seamos capaces de llegar a marzo sin contagiarnos. Ómicron ya está en España y con la velocidad a la que están subiendo las infecciones de covid –estamos haciendo regular lo de protegernos– esto va a ser una carrera contrarreloj.

La tercera dosis es, por el momento, la mejor baza