Iglesias lo intenta, pero no lo consigue

Pablo Iglesias | efe
|

Había avisado de que tenía la intención de convertirse en analista político y se está hinchando de apariciones en los medios de comunicación. Se podría pensar incluso que está a un paso de cruzar la línea de voz autorizada a tertuliano. Pablo Iglesias aprovecha su condición de ex para cargar contra el Gobierno y decir todo lo que Irene Montero e Ione Belarra tienen que guardarse. Pero estar fuera de la política supone dejar de tener influencia y parece que sus ataques no están haciendo mucha mella en el Ejecutivo, al que no le gusta lo que dice su exvicepresidente, pero tampoco le quita el sueño.

Iglesias lo intenta, pero no lo consigue