El Gobierno engañó a Rufián

Gabriel Rufián | aec
|

A Rufián se le quedó cara de tonto. Tanto que, como venganza, ya le ha dicho a los socialistas que en el Senado se ven y que, a lo peor, en la Cámara Alta, los presupuestos no pasan el trámite de la votación tan rápido como lo hicieron en el Congreso. El caso es que el sueño de los secesionistas de poner Netflix (parece que TV3 ya no les gusta tanto) y escuchar hablar en su idioma no va a ser tan fácil como le aseguró el Ejecutivo. Las plataformas internacionales no tendrán que cumplir esa norma del 6% de contenido en las lenguas cooficiales por mucho que Rufián y los suyos se empeñen en ello. 

El Gobierno engañó a Rufián