El transporte de trigo en barcos y las fiestas de Nuestra Señora del Rosario

Plano de Coruña y Pescadería 1630 Pedro Teixeira
|

Continúa la serie de Curiosidades Coruñesas, que con esta ya suma nueve entregas.


Libros de actas

Son auténticos tesoros a la espera de ser rescatados por algún lector avispado en descubrir su contendido. Así hallamos el 4 de abril de 1608 una real orden, dada en Aranjuez, sobre el transporte de trigo en barcos holandeses, la cual dice:


Don Diego das Mariñas, marqués del Reino de Galicia, por vuestra casa de los antepasados visto esto y la gran necesidad que están de pan en ese Reino y lo quiero reparar. El remedio es cosa de Fresordo Fran Vicente, natural de Gante, conque se le permita traer el trigo en navíos holandeses y sacar el dinero que de ello procediese y por las causas que representáis. Tengo por bien que de aquí a partir del mes de agosto próximo venidero se admitan en ese Reino cualesquiera navíos que trajesen trigo, conque a vuelta no entren otras cosas prohibidas y que se pueda sacar en especie de dinero lo que procederá del dicho trigo durante el tiempo aprobando, como apruebo, lo que en esta conformidad hasta que haga falta y así ordenaréis que se haga, dando en todo lo demás las leyes y órdenes que están dadas... Yo, el Rey.


1623. Junio 7 A Coruña. Toros por las fiestas del Rosario

En este regimiento se acordó nombrar un regidor que haga cerrar la plaza y llevar arena a ella y consienta que los carniceros traigan los toros necesarios.


Se sometió al regidor Andrés Rodríguez Carballo, al alguacil, y se ordena que si el gobernador lo manda, las casas que hay en esta misma área vean las fiestas de Nuestra Señora del Rosario y hagan un tablado que place a Justicia y Regimiento. Asimismo allanar una piedra que está a la entrada de la plaza donde ponen las panaderas sus cajones y convierten los canales en un peligro y las piedras se cubran a costa de la ciudad, y si costase menos, se pague menos.


1627. Febrero 5 A Coruña. Reclamación por Voto en Cortes

Testimonio que hace Luis de Sotomayor Pimentel, caballero del hábito de Santiago, marido de doña Inés de Ribadeneira y administrador de las personas y bienes de don Diego y doña Aldonza, herederos de Fernán Díaz de Ribadeneira y doña Constanza das Mariñas:


De esta protesta y requerimiento en que hago a su corregidor y Regimiento de la ciudad de La Coruña y procurador general, estando en 17 de enero de 1599 juntas todas las provincias de este Reino en la ciudad de La Coruña para que dos regidores fuesen a la corte del Rey a tratar del voto de este Reino. Son nombrados Fernán Díaz, por la ciudad de Betanzos y Lope Osorio de Mercado, por Santiago, el nombramiento fue por dos años a tres ducados y medio cada día cada uno de los regidores.


Fernán Díaz partió en abril del 1600 y estuvo en la corte asistiendo a los negocios los dos años y otros tres más, hasta abril de 1605, en que murió compulsando papeles, diligencias y reclamando la expedición del voto. En todo este tiempo se le escribió por las provincias continuase, se satisfaría conforme al contrato y encargando otros asuntos.


Acudió los cinco años gastando mucha suma de su patrimonio. De sus salarios del tiempo que asistió, le quedaron a deber 6.450 ducados y a mí y mí mujer e hijos toca su cobranza como herederos de Fernán Díaz. Suplico y requiero a su señoría pagar lo que causa esta providencia y para ello se partan los maravedíes necesarios. Tomar en cuenta lo que hubiere recibido Fernán Díaz por cartas de pago legítimas. No pagando pediré justicia con todas las costas y gastos.


Respuesta de la ciudad de la Coruña a 5 de Febrero de 1627: yo escribano de pedimento de Luis Pimentel Sotomayor, declaro este testimonio antecedente a la Justicia y Regimiento, estando juntos en Ayuntamiento. Lo entiendan en el contenido y dijeron se lleve al licenciado Vañales, letrado de la ciudad que diga si es facultad para admitir la justificación de la asistencia a Fernán Díaz de Ribadeneira, suegro de Luis de Sotomayor, hizo los negocios del Reino y más que contiene el testimonio y con su parecer se traiga y se obligue a la Justicia.


Visto este requerimiento por el regidor Luis de Sotomayor Pimentel y el poder y nombramiento que este Reino dio a los regidores Lope Osorio de Mercado y Fernán Díaz de Ribadeneira para que fuesen a la corte de su majestad a tratar los negocios del Reino y otros papeles que me enseñaron. Y me parece parte para mandar se pague al licenciado Luis de Sotomayor lo que a esta providencia cabe pagar del salario del tiempo que constan por fe de llegada y asistencia del regidor Fernán Díaz de Ribadeneira en la corte conforme al tiempo de los poderes y prórrogas.


Trayendo provisiones del real consejo se pueda repartir y hacer pagar de lo que se está debiendo sin que sea necesario que el Rey se junte, pues cada una de las provincias es deudora de su parte y no todo el Reino. Cuando se traiga la provisión tratará de saber lo que cabe pagar.


Visto el parecer del licenciado Vañales, letrado de la ciudad, responde al Testimonio de este en conformidad el regidor Luis de Pimentel acuda al consejo supremo de su majestad y justifique la asistencia de los días de Ribadeneira, su suegro, trayendo provisión de su majestad para repartirlo, esta ciudad cumplirá con pagarle. Doctor Real, Alonso Gómez de Villardefrancos, Francisco Vázquez de Balboa, Licenciado Antonio López de Castañeda, Gabriel Cantón, Luis de Aguiar, Francisco Pulleiro. Concuerda con el testimonio que se entregó al regidor Luis Pimentel. Lo que no sabemos es cuándo finalizó esta reclamación.

El transporte de trigo en barcos y las fiestas de Nuestra Señora del Rosario