Pelucas Pilas, en galería Monty4

|

La galería Monty4 ofrece la exposición de pintura y cerámica de Pelucas Pilas Bubbles (Vigo, 1980), cuyo título “OOF LINE”(juego de palabras con” off line” que quiere decir sin conexión a internet) es una clara defensa del arte con presencia visual y táctil, frente a la moda de lo virtual. Licenciado en escultura, en la Facultad de Bellas Artes de Pontevedra, ha creado un polifacético imaginario personal que ha desplegado por el mundo del arte urbano en Europa y América, por ciudades como Madrid, Barcelona, Hamburgo, Roma, Londres, entre otras, y desde 2013 ha participado en importantes festivales de arte urbano.


Dueño de un desmitificador humorismo, establece en su obra todo un universo de relaciones entre objetos humildes y formas ambiguas para crear seres híbridos, a los que sitúa en escenarios fantásticos, que con frecuencia recuerdan el lenguaje del comic; son seres que participan de lo humano, de lo animal , de los artilugios mecánicos o, incluso, de cualidades de la materia. Sirviéndose de sus abiertas figuraciones, pone en solfa muchos de los mitos de la supuesta gran cultura o equipara sus juguetonas criaturas a monumentos consagrados, como hace en la serie de postales intervenidas de Chichen Itzá, Venecia, Hamburgo, entre otras, por las que desliza sus hilarantes y nada ortodoxas invenciones. En sus pinturas sobre lienzo y papel, como “Atasco en busca del fuego”, “ No te olvides de la M”, “Mirada visceral”, “Aliento ancestral”... utiliza una compleja técnica, en la que, usando un color vibrante con poderoso juego de contrastes, mezcla la gestualidad del informalismo con el expresionismo e incluso hace guiños al art brut de Dubuffet o coincide con aspectos distorsionadores del Grupo Cobra y del anti-arte de los dadas. A menudo compone el cuadro a la manera de un mosaico de planos irregulares por el que serpean figuras indefinibles o se alzan homínidos de ambiguos contornos que recuerdan, a veces las imágenes que nos sugieren las vaporosas nubes. Hay de hecho en su obra una poética de lo vago, de lo inestable, de lo cambiante, de lo huidizo, pues,- como él mismo dice-, anda a la búsqueda de “...los sueños, otros mundos, lo ingenuo e infantil...” Y efectivamente está presente en su quehacer ese lado mágico, libre e inocente de los dibujos de los niños.


En cuanto a su obra cerámica, que ha aprendido y realizado durante los últimos 6 años, en el taller vigués de Emilia Guimerans, le ha permitido crear singulares vasijas que a veces sirven de contenedor o de asiento de sus sorprendentes figuras o adoptan formas de máscaras de rasgos distorsionadores, como las que sitúa en el mural “Pared morada” y cuyos títulos como “Cara papillón”, “Espumillas”, ¡Ey pijo!” o “Neno liante” ya denotan su carácter caricaturesco. A la búsqueda de ese otro lado de la realidad, el que está más allá de las apariencias y de las convenciones, trata de recoger, mediante la gestualidad y la mancha, el fluido cambiante de la vida para crear obras artísticas que se abran a las dimensiones de lo desconocido.

Pelucas Pilas, en galería Monty4