Del AVE al VEA

|

Hace más de cinco años que deje por escrito, a través de mis crónicas semanales en este periódico, mi opinión relacionada con el tren de alta velocidad y lo que al final tendríamos que disfrutar los gallegos. En aquellos comentarios siempre hablaba del VEA (Velocidad Alta), para enfrentarlo al término AVE (Alta Velocidad) de la que por el momento no vamos a tener los que vivimos en zonas tan importantes y pobladas como Ferrol, A Coruña, Santiago, Vigo, Pontevedra o Vilagarcía.


Mis paisanos ourensanos van a poder viajar directamente en el AVE que procedente de Madrid hará parada y fonda en la capital de las Burgas para que los que continúan hasta las ciudades ya mencionadas tengamos que seguir viaje en los trenes Alvia hasta que los mandatarios de Renfe pongan en servicio los nuevos Avril de ancho variable.


Por el momento son un auténtico misterio las conexiones ferroviarias que tendremos que hacer los que vivimos en esas capitales que representan cerca del cincuenta por ciento de la población gallega para saber cómo podemos ir a Madrid utilizando el ferrocarril. Los que salen de Ferrol pasarán por A Coruña y seguirán hasta Santiago para luego llegar a Ourense y tener que bajar del tren, hacer trasbordo y subirse al AVE que en poco más de dos horas, según lo que se está comentando en fuentes oficiales, le hará llegar a Chamartín para poder iniciar su periplo por la capital de España.


Por su parte los que salen de Vigo pasarán por Pontevedra y Vilagarcía (en estas dos ciudades no pararán todos los trenes), para seguir por Santiago sin parada y enfilar también hacia Ourense. Muchos kilómetros de más, pero con grandes garantías de que el viaje se hace por vías de velocidad alta, cuestión que sería imposible partiendo de la ciudad olívica y viajando hacia la capital ourensana


Después de tantos años esperando tendremos que conformarnos con el VEA. En mi memoria aquellos viajes de hace cerca de medio siglo cuando me desplazaba a Madrid para examinarme y lo hacía en aquellos trenes que tardaban cerca de quince horas. Ahora son muchas menos pero con truco…


A los gallegos del centro y de las zonas atlántica y cantábrica, se nos sigue pidiendo que comulguemos con ruedas de molino. El AVE es el AVE y el VEA es el VEA. No hay más que decir.

Del AVE al VEA