A Pedro no le gusta que le cosifiquen

|

Qué dura la vida del guapo... Siempre soportando miradas interesadas, envidiosas, lujuriosas y, las que más duelen, despreciativas. Por aquello de que hay muchos que asumen que la belleza y la inteligencia están reñidas. También hay quien cree que los bajitos tienen peor humor, de prejuiciosos está el mundo lleno. Pero el caso es que a Pedro Sánchez le molesta, o al menos le molestaba, que lo primero que destaquen de él es su aspecto. Como a millones de mujeres a lo largo de la historia, mira tú. Cuando recién convertido en secretario general del PSOE Esperanza Aguirre se refirió a él como “el guapo”, la llamó para manifestarle su indignación. Un poquito exagerado, a lo mejor. Como ella misma le dijo, si le hubiera llamado feo tendría motivos para enfadarse... Y a quién quiere engañar, esa cara le ha abierto más de una puerta. Eso lo saben hasta las rubias. FOTO: Pedro Sánchez, guapo con mascarilla | efe

A Pedro no le gusta que le cosifiquen