El accidente se vuelve turbio

Un homenaje a la víctima del disparo | efe
|

Cuanto más se sabe del disparo mortal realizado por Alec Baldwin en el rodaje de su western más difícil es mantener la teoría de que todo fue un terrible accidente en el que el actor no tuvo la más mínima responsabilidad. La script de la película –que es la que lleva el registro de cada mínimo detalle de lo que se rueda– ha denunciado que Baldwin no tenía que disparar en la escena que estaba ensayando cuando mató a la directora de fotografía e hirió al director. Y eso, se mire como se mire, suena mal. Aunque el principal misterio siga siendo por qué había munición real en el arma.

El accidente se vuelve turbio