Los Franco recurren el archivo de la causa contra los activistas que accedieron a Meirás en 2017

Los que subieron hasta la cubierta desplegaron una pancarta vertical | AEC
|

Los Franco y la Fundación Nacional Francisco Franco (FNFF) presentaron un recurso contra la resolución del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción 2 de Betanzos que ordenó el archivo de la causa contra los activistas que accedieron al interior de As Torres de Meirás durante una movilización el 30 de agosto de 2017.


Los conocidos como “19 de Meirás” informaron del recurso interpuesto por los herederos del dictador y por la organización que lo ensalza, encargada de las visitas a Meirás hasta la sentencia que concedió la titularidad del pazo sadense a la Administración General del Estado.


El colectivo, que considera la decisión adoptada por los nietos por la Fundación Franco “un esperpento máis”, sostiene que “os herdeiros do franquismo seguen na súa teima de intentar amedrentar as e os demócratas que denunciamos o espolio da ditadura”, expuso su portavoz, Anxo Louzao. “Dicímosllelo alto e claro: non lles temos medo e non nos van calar”, continuó el activista, que se mostró orgulloso “por termos realizado esta acción que, sen dúbida, contribuíu a poñer o foco político e mediático nun símbolo do espolio franquista na Galiza como é o pazo de Meirás”.


El día 9 de noviembre, el Juzgado de Betanzos acordó el sobreseimiento y archivo de la causa contra los activistas denunciados por los herederos de Franco por la ocupación simbólica del inmueble, con la que reivindicaron la propiedad pública de Meirás.


Hechos

En la mañana del 30 de agosto de 2017, una veintena de ciudadanos, entre los que se encontraban integrantes del BNG como el diputado Néstor Rego, accedieron al interior del pazo y a la cubierta de una de las torres tras trepar por los muros del BIC.


Según el atestado que redactó la Guardia Civil de Sada, algunos de ellos permanecieron en los jardines, otros se subieron a las balaustradas con pancartas en las que se leía “Que nos Devolvan o Roubado. Franquismo Nunca Máis”, y otros subieron a la terraza de la conocida como Torre de La Quimera, desde donde desplegaron una pancarta vertical a través de la fachada con el lema “O Pazo é do Pobo Galego. Franquismo Nunca Máis”. Una imagen que en su momento dio la vuelta al mundo, al que descubrió el movimiento social por Meirás.


En su resolución, la magistrada considera que “no puede atribuirse la responsabilidad a todos y cada uno de los intervinientes, de un modo genérico, individualizado o discriminado”, ya que no puede determinarse “en ninguno de los investigados” la causación de daños en la cubierta y muros del inmueble de Meirás.


En consecuencia, al no aparecer “debidamente justificada la perpetración de los delitos”, así como la persona individualmente responsable de ellos, decidió acordar el sobreseimiento provisional y archivo de la causa frente a diecisiete de los investigados, remitiendo a los argumentos esgrimidos por el Tribunal Supremo, que también declaró en marzo el archivo de las actuaciones seguidas, por su condición de aforado, contra Néstor Rego.


El alto tribunal consideró entonces que no concurría el delito de odio ni tampoco un delito de allanamiento de morada, pues los querellantes “no son un grupo minoritario que requiera una especial protección” destacando que durante el acceso se estaba desarrollando una visita guiada en el pazo, la primera que dirigía la Fundación Francisco Franco.


Además, entendió que la actuación de cada uno “no puede ser individualizada”, y “tampoco resulta acreditada la intención dolosa de producir daños”.

Los Franco recurren el archivo de la causa contra los activistas que accedieron a Meirás en 2017