Culto a las delicias gastronómicas

|

Después de la religión del Monstruo Espagueti Volador llega la Sagrada Orden de la Garra, un grupo dedicado a la preservación de las langostas que busca crear una langosta gigante que crezca durante décadas y pueda convertirse en su dios. Porque nunca se le rinde suficiente culto a las delicias gastronómicas. Sería precioso que antes de meter una nécora en el agua hirviendo le diésemos gracias por el buen rato que nos va a hacer pasar y que nos dejásemos abrazar por un pulpo en señal de respeto por todos los hermanos cefalópodos que nos hemos comido y nos comeremos. foTO: Una langosta que aún no es dios | aec

Culto a las delicias gastronómicas