Seguridad en pruebas automovilísticas

|

En un comentario anterior mío hablaba de las medidas necesarias que se deberían adoptar en todo lo relativo a los movimientos de vehículos deportivos en los rallies. En aquel artículo daba cuenta de que hacía cerca de cuatro décadas que había dejado de escribir sobre el mundo del motor. Ese mundo que me apasionó como periodista durante muchos años y que ocupó una parte muy importante de mi carrera profesional. Y comentaba que había dejado de escribir en distintos medios de comunicación, nacionales y gallegos, y comentar en varias cadenas de radio, motivado por mi discrepancia con la seguridad que debería envolver a las pruebas automovilísticas. Fue por tierras de Ferrol donde en mis comentarios previos, radiofónicos y periodísticos, daban cuenta de que la seguridad no estaba garantizada como era de esperar. Que había espectadores en zonas muy problemáticas y de alto riesgo. Y por desgracia surgió un accidente en el que pereció una persona. En aquel momento tomé la decisión de escribir mis últimas crónicas y dejar de trabajar como periodista en el mundo de los rallies y las pruebas de velocidad relacionadas con el automovilismo. Fue una decisión dura y que me costó trabajo asumir pero pensaba que con mis comentarios finales presentaba un alegato en defensa de la seguridad en este tipo de pruebas y que podría remover conciencias para que las decisiones se adoptasen de otra forma para no seguir poniendo en riesgo vidas tanto de pilotos como del público que acude a los tramos de velocidad.


Ahora muchos años después retomo mis pensamientos y decisiones del pasado y estoy totalmente de acuerdo con los pilotos gallegos, los más importantes del ranking actual, que han firmado un manifiesto en el que piden a la Federación de Automovilismo una serie de medidas que puedan favorecer a todos: pilotos y público. Es el momento de la verdad. Es el momento de tomar decisiones de calado ya que por encima de todo está la seguridad, que a veces se obvia de forma inconsciente. El deporte tiene que poner en práctica las medidas más adecuadas buscando siempre la seguridad, y mucho más cuando hablamos de automovilismo que ya de por si tiene un gran riesgo añadido. Pilotos y aficionados se merecen que las pruebas cada vez sean más seguras. Mirar atrás no es bueno, pero remueve conciencias.

Seguridad en pruebas automovilísticas