Denuncian el robo de plantas en la recién inaugurada plaza de Padre Rubinos

Los agujeros que han dejado los robos se han tapado a la espera de que se repongan las plantas | quintana
|

La semana pasada, el Ayuntamiento inauguró la zona verde de la plaza de Padre Rubinos, con la que esperaba superar la polémica que había acompañado la tala de los anteriores árboles con nuevos ejemplares. Los árboles siguen allí, pero algunas de las plantas más pequeñas ya han desaparecido, un fenómeno que se repite cada vez que la Concejalía de Medio Ambiente embellece algún punto de la ciudad con ejemplares botánicos.


“Medio Ambiente repondrá esta misma semana las plantas que hayan desaparecido –anunció Esther Fontán, la concejala del área–. En todo caso, lamentamos este tipo de comportamiento incívico por parte de algunos, y llamamos al civismo y a cuidar lo que es de todos”. Los vecinos, los primeros en notar la desaparición de los plantones, comentaron en las redes sociales que ya habían advertido al Gobierno local de lo que iba a ocurrir.


Problema generalizado

La propia Fontán había denunciado en septiembre que el robo de adornos florales es un problema generalizado: de noche, las plantas desaparecen, y el servicio de jardinería se ve obligado a reponerlas. “Nos han robado todas las plantas que hemos puesto en los Cantones”, se quejaba la concejala.


“Nos está pasando en todas las plantaciones que estamos haciendo”, aseguraba Fontán. Ocurre en zonas tan alejadas entre sí como Los Rosales, o el Barrio de las Flores, las plantas desaparecen, obligando a los servicios municipales a restituirlas continuamente. Para tratar de fomentar el comportamiento cívico en la población, la concejala de Medio Ambiente había prometido lanzar una campaña. “Será muy fuerte, de mentalización, de compromiso y de colaboración de los ciudadanos porque todos queremos presumir de ciudad”, adelantó Fontán. Sin embargo, más de un mes después, esta campaña todavía no se ha materializado.


Pero, por otro lado, las autoridades poco pueden hacer, porque resultaría difícil atrapar in fraganti a los ladrones de plantas. “Normalmente son particulares, porque eso no tiene mercado”, señalan fuentes municipales. Normalmente, los ladrones de plantas tienen una finca o una casa en la aldea a donde se llevan la planta para adornarla.


Zonas verdes en aumento

Según las estadísticas municipales, en diez años el número de metros cuadrados de zonas verdes en la ciudad creció un 51%, pasando de 1,2 millones de metros cuadrados en 2010 a 2,5 millones el año pasado, lo que implica también un esfuerzo proporcional en el mantenimiento de estos espacios de esparcimiento, que contienen, entre otras plantas, más de 22.170 árboles.


En el caso de la nueva plaza de Padre Rubinos, de mil metros cuadrados, incluye más de una docena de árboles, aunque los vecinos siguen añorando los antiguos, de mayor porte, que hubo que talar.

Denuncian el robo de plantas en la recién inaugurada plaza de Padre Rubinos