Excusatio non petita...

|

A Fernando Grande-Marlaska se le podría aplicar aquel latinajo de “excusatio non petita, accusatio manifesta”. Y es que el ministro se ha apresurado en salir a los medios para asegurar que el tercer grado penitenciario concedido al asesino de Lardero se ajusto al “principio de legalidad”. Sin embargo, nadie ha puesto eso en duda. Lo que les cuesta entender a muchísimos españoles es cómo es posible que un depredador sexual como este se pueda acoger a beneficios penitenciarios incluso cuando desde la propia cárcel se oponen a esa concesión. Tal vez eso es lo que tiene que explicar Marlaska. FOTO: Grande-Marlaska | aec

Excusatio non petita...