Biden ya no desprecia a Sánchez en su búsqueda de aliados

|

Sánchez al final lo consiguió. Y no fue preciso que persiguiera a la carrera al presidente americano por un largo pasillo. Biden y el mandatario español charlaron distendidamente durante unos treinta segundos que, teniendo en cuenta a como cotiza un segundo a solas con el presidente norteamericano, es una eternidad. Biden colocó su mano sobre el hombro de Sánchez como si se tratara de señalar a su nuevo ungido. Y el presidente español cogió con su mano su brazo. Más allá del gesto, la realidad es que se trata de la escenificación de que parece que España empieza a contar algo más para Estados Unidos, sobre todo ahora que parece que busca aliados para su guerra comercial con China y, ante la perspectiva de enfrentarse al gigante asiático no hay aliado pequeño. FOTO: Biden y sánchez | efe

Biden ya no desprecia a Sánchez en su búsqueda de aliados