El Austin Film Festival premia al gallego Javi Camino por su película "Jacinto"

El director gallego Javi Camino/EFE/Lavandeira jr.
|

El director gallego Javi Camino ha recibido este jueves con enorme alegría la noticia de que su película "Jacinto", una comedia negra de terror ambientada en el rural gallego, ha resultado ganadora del premio del jurado en la sección "Dark Matters Feature" en el prestigioso Austin Film Festival.


Tras recibir el premio del público en la sección Panorama Fantastic, en el pasado festival de Sitges, Camino no ha podido contener la emoción al ganar un premio que "no esperaba" y que le abre puertas y le da un empujón en una industria en la que muchas veces las películas de género tienen "menos posibilidades".


Su película, "Jacinto" es una mezcla gamberra de géneros que van desde el terror rural, la comedia negra "más cínica" o el slasher. Un híbrido entre "La matanza de Texas" y "Forrest Gump".


Según cuenta Camino en una conversación con Efe, durante la cual ha sido informado de este nuevo reconocimiento, el germen de la idea es el famoso crimen de Santoalla, en Ourense, en el que dos familias acabaron enfrentadas en una aislada aldea de la Galicia rural debido al reparto de beneficios del monte mancomunal.


El conflicto entre una familia autóctona de Galicia y otra recién llegada de Holanda, que decidió dar un giro a su vida e instalarse en el medio rural, acabó en tragedia, con el asesinato a tiros de Martin Verfondern.


Sin embargo, Camino no quiere con su película retratar un crimen real y prefiere llevárselo a su terreno y crear unos personajes propios que tienen que ver con sus experiencias de niñez y adolescencia para retratar el choque "entre dos mundos".


En su particular historia, dos jóvenes suecas, Alex y Ana, llegan a Galicia en busca de un lugar tranquilo para poder desarrollar su proyecto de black metal y, como consecuencia, alterar la vida de la única familia que vive en Mallou, la aldea ficticia en la que se desarrolla la trama.


Al clan de los Becerra pertenece el protagonista de la película, Jacinto, un adulto de cuarenta años con la mentalidad de un niño de diez, que tiene como mejor amigo a un cerdito llamado Martiño y que debido a un trauma durante su niñez no articula palabra.


En su día a día, Jacinto se dedica a jugar en el bosque, a ir a misa los domingos y a ver películas de vampiros en su escondite secreto, un Seat 127 abandonado en el medio del monte.


En su ecosistema particular también está su madre Maruja, que se desvive porque nunca le falte de nada; su padre, Amancio, un legionario jubilado que mantiene la disciplina en la casa, y su hermano pequeño, Millán, que ya no vive en la aldea y solo se pasa por Mallou cuando necesita dinero.


La llegada de las dos 'heavies' trastoca el mundo de Jacinto, que cree que las dos forasteras son dos vampiras y decide actuar en consecuencia. Sin embargo, la película incide en el choque de dos mundos completamente diferenciados: uno antiguo, a punto de extinguirse y otro nuevo e irremediablemente imparable.


"Lo que para que las 'heavis' son acciones civilizadas, para Jacinto es una afrenta personal. Ellas actúan haciendo el bien, con los códigos morales del presente", explica Camino, que asegura que en ese mundo rural sus acciones se ven como "amenazas" y no siempre responden a la bondad.


De hecho, la película está muy apegada a los conflictos del presente, del siglo XXI, en continua confrontación con una aldea más propia de "Los santos inocentes": el veganismo, las redes sociales y el fenómeno 'youtuber', los impactos del turismo rural, el bullying, la España vacía o el reparto de tierras en el monte gallego son solo algunos de los ejemplos de los temas que la película toca de manera superficial para incidir en el choque entre esos dos mundos, en el que ninguno sale bien parado.


Según Camino, la película no pretende hacer una crítica al modo de vida actual del siglo XXI ni tampoco a la Galicia más "arcaica", sino establecer un retrato de una realidad "con sus contradicciones" a través de la "sátira".


"Jacinto" fue rodada en el verano de 2020 en los ayuntamientos de Taboada, Chantada, O Saviñao y Monterroso y cuenta con un elenco formado por Pedro Brandariz -que da vida a su Jacinto-, Anxela Baltar y Corinna Rautenberg -que interpretan a las metaleras- y Miro Magariños, Juanma Buiturón y Pilar Miguélez, esta última, madre del director.


Producida por Vizuals y con el apoyo de Agadic, la película podrá verse en el Festival do Imaxinario Curtas de Vilagarcía y el Festival de Cinema Fantástico FKM de A Coruña este fin de semana, aunque aún no tiene previsto estreno en salas convencionales. 

El Austin Film Festival premia al gallego Javi Camino por su película "Jacinto"