La Xunta da tres meses a la Universidad de A Coruña para retirar los residuos de la Fábrica de Armas

Interior de una de las naves de la Fábrica de Armas | pedro puig
|

La Subdirección Xeral de Coordinación Ambiental de la Xunta de Galicia ha dado un plazo de tres meses a la Universidad de A Coruña para retirar los residuos –peligrosos y no peligrosos– que hay en la Fábrica de Armas, un plazo que empezó a contar ya el pasado 13 de octubre, cuando se firmó el acta de inspección.

Todo se inició tras una denuncia de la Asociación Ecologista Arco Iris a través del Sistema Integral de Atención á Cidadanía. Según señala la Xunta, esta se produjo el pasado 10 de septiembre, cuando Francisco Jesús Lueiro García, en representación de la entidad medioambiental, ponía en conocimiento de la Administración autonómica la posible existencia de un depósito de cianuro dentro de las antiguas instalaciones de la Fábrica de Armas, ahora en régimen de concesión en manos de la Universidad de A Coruña para la instalación de la Ciudad de las TIC.




Inspección


Tras esta denuncia, el 1 de octubre se realizó una inspección ambiental en la planta de Pedralonga para comprobar si había residuos peligrosos en su interior y su estado. Tras constatar que sí hay todavía residuos –peligrosos y no peligrosos– desde la Subdirección de Coordinación Ambiental procedieron a comunicar a la Universidad que todos los residuos de la instalación se deben retirar y entregar a un gestor autorizado en un plazo no superior a tres meses desde la firma del acta de inspección, que lleva fecha del 13 de octubre. Esto significa que la Universidad tiene que eliminar los residuos y tener las naves y terrenos descontaminados antes del próximo 13 de enero.

Según recuerdan desde Arco Iris, la Fábrica de Armas usó durante años compuestos como el cianuro para endurecer el metal de los fusiles que se hacían. 

La Xunta da tres meses a la Universidad de A Coruña para retirar los residuos de la Fábrica de Armas