Un pique macarra a toda velocidad

Verstappen | efe
|

Muchas veces entre una carrera de Fórmula Uno y una noche de viernes en un polígono abandonado la diferencia es la millonada que cuestan los coches y la falta de alcohol. Porque el macarrismo está igual de presente. Claro que a lo mejor es necesario para ponerse a 300 por hora. Viendo a Lewis Hamilton y Max Verstappen en los entrenamientos del Gran Premio de Austin es lo que parece. Protagonizaron un pique que empezó con insultos y acabó con una peineta perfectamente captada por las cámaras. Y la verdad es que fijándonos en algunos pilotos lo raro es que esto no lo veamos más a menudo.

Un pique macarra a toda velocidad