La receta del Liceo en el Palau: concentración y personalidad

Jordi Adroher (d) y César Carballeira presionan a Pau Bargalló en el último Barça-Liceo | FCB Hockey
|

Solo unos elegidos pueden decir que han ganado en el Palau Blaugrana. Los números del Barça en la OK Liga hablan claro: 16 derrotas en 368 partidos como local desde que empezó el siglo XXI. Pero si hay un equipo capacitado para asaltar el feudo culé ese es el Deportivo Liceo. El año pasado ya lo consiguio. Y mañana espera repetirlo en el clásico del hockey patines (12.15 horas).


“El Palau es una de las pistas más difíciles para ganar. Las estadísticas están para algo”, asume Juan Copa, que ha vivido tres victorias de su equipo en los últimos cinco duelos directos y tiene la receta del éxito: “Concentración y personalidad”, resume.


“El Barça es un equipo que penaliza mucho los errores y tenemos que intentar hacer un partido sin fallos, porque si fallas te machacan”, avisa el entrenador del Liceo, que pide a descaro y atrevimiento en ataque: “Tenemos jugadores que van muy bien en el uno contra uno y que pueden hacer mucho daño. No se pueden dejar nada en una pista como el Palau”.


Tres de cinco

El último triunfo en Barcelona y las finales de la Copa del Rey y la Supercopa dan alas al Liceo, que no le ganaba tantos partidos al Barça (tres de los últimos cinco) en un espacio tan corto de tiempo desde la temporada 1995/96 (se impuso en cuatro de ocho): “A nivel mental fueron victorias muy importantes, que refuerzan a los jugadores, pero lo pasado, pasado está. Cada partido es como abrir una lata nueva”, advierte el técnico coruñés.


“Va a ser muy parecido a los que hemos jugado últimamente, pero seguramente habrá mucha gente y nos tendrán más ganas”, opina Copa, que detalla los puntos fuertes del Barça como local: “En su casa suele salir con mucha intensidad y presión alta. Tenemos que estar atentos para intentar escapar de esa primera línea de presión y tratar de igualar ese nivel físico tan alto que tienen en la rotación”.


El potencial azulgrana obliga a cambiar el plan de partido del Liceo: “Es una semana distinta para nosotros porque no hay muchos equipos que nos hagan la presión como el Barça. Normalmente suele a ser al revés. Nos encontramos a los rivales replegados”, reconoce Juan, que ha trabajado mucho con el vídeo, pero que también le concede mucha importancia a la pista.


“Puedes preparar muy bien el partido, pero una vez estás allí hay que estar atento y leer lo que está pasando. Depende del tipo de jugadores que estén en la pista va a haber muchos mini-partidos dentro del mismo partido”, indica.


Copa acepta que su equipo tendrá que ceder la posesión en muchas fases del encuentro: “No nos preocupa que el Barça tenga la bola si estamos bien juntos. En el hockey, como en el fútbol o cualquier otro deporte, hay varias formas de jugar y todas son válidas”, declara el preparador coruñés, que recuerda cuál es la meta del Liceo esta temporada sin descuidar la importancia del clásico. “Solo tenemos un objetivo, que es llegar a la final de la OK Liga, pero un Barça-Liceo tiene un valor diferente. Se juega para ganar”.

La receta del Liceo en el Palau: concentración y personalidad