Todos electrocutados

|

No hay día que uno se despierte y lea una noticia sugerente ó insípida, en este último caso, la prometida por Teresa Ribera, asegurando que las medidas tomadas el día 14 de septiembre, combatirán las continuadas subidas de la luz y permiten bajar la factura, una media de hasta un 30% hasta fin de año.


Pasado ese tiempo, cual será la previsión, pagar todo lo que ahora, en estos dos meses que quedan hasta finalizar el año, con creces de mayores subidas. No Señora, lo suyo es un gran parche a una tremenda hemorragia. Hay que poner freno a esto y aclarar las reglas de juego en hacer las cosas y poner a cada cual en su sitio y las eléctricas como oligopolios que son, deben estar controladas y fiscalizadas, al ser empresas energéticas de régimen estratégico nacional. Contando para ello con un estatus definido, de lo contrario, no hay otra solución que iniciar su expropiación y nacionalizar, por el bien común y estratégico de España.


Solo con las medidas anunciadas, no se contribuirá a tales gangas de bajada en el precio de la luz, ya que, esa supuesta bajada es ficticia y temporal, como el 10% del IVA, la supresión del impuesto del 7% a la generación eléctrica, descuento en el impuesto de la electricidad al 0,5%. O la contribución de 2.600 millones de euros por las eléctricas, que proceden de los llamados beneficios caídos del cielo.


Esto se asemeja a una broma pesada o de mal gusto, ya que las eléctricas, por otro lado, incrementarán el precio cada vez más a través de su pool de subasta de la electricidad, hasta precios inimaginables. Ahí está el problema y caballo de batalla, no en otro sitio. Es el asunto a abordar con urgencia y reformar las condiciones marcadas por el pool en las subastas, lo demás es poner una tirita a una brecha abierta.


Las promesas de la Ministra, no son más que eso, banales y artificiosas promesas de que algo está haciendo el gobierno de turno, es decir, no hace nada, pero entretiene al pueblo con falacias, de que se pone en ello de forma temporal. Para acallar las voces criticas de sus ciudadanos, que ven con preocupación como van a la ruina económica, por causa de las eléctricas, en compañía de un gobierno inactivo.


En definitiva, con la electricidad se ha hecho un mercado a la medida de los grandes grupos, al igual que aconteció con las petroleras y su inclusión en los mercados de materias primas y se pagan precios artificiosos por dicha materia prima y con la electricidad, se ha logrado hacer lo mismo.


Es un consuelo de tontos, lo que nos digan sucede en otros mercados ajenos, lo que nos interesa es el doméstico y este se está poniendo fuera del alcance del común de los ciudadanos españoles ó se toman medidas serias y razonables o el descalabro económico por esta y otras causas será difícil de recomponer, habida cuenta de la débil capacidad y abultada balanza de pagos.

Todos electrocutados