Varsovia niega el Polexit, pero defiende la primacía de sus leyes sobre la Unión Europea

|

Varsovia mostró ayer su disposición a aplicar reformas en su sistema judicial tras el desafío lanzado desde el Tribunal Constitucional (TC) polaco a la UE, que aseguró no tiene intención de abandonar pese a renegar de la primacía del derecho comunitario, base de la Unión Europea.


En la primera declaración concreta del Gobierno polaco sobre los planes de actuación de Varsovia tras la polémica sentencia del TC la semana pasada que socava esa primacía, el viceministro de Justicia, Sebastian Kaleta, anunció ayer que se preparan “desde hace tiempo” cambios “muy serios” en “cientos de nuevos artículos y leyes”.


Según reveló Kaleta, el Ejecutivo polaco trata así de mostrar su “buena voluntad”, pero enfatizó que los cambios, que emplazó para finales de año, no estarán motivados por ningún “imperativo legal” venido de Europa.


El viceministro hizo estas declaraciones en una entrevista de televisión y poco después de la misma publicó en sus redes sociales varios mensajes en los que afirma que “la sentencia del Tribunal Constitucional encaja con las posiciones de los tribunales de otros países” y pone como ejemplos a Alemania, España y Rumanía.


La semana pasada el TC polaco dictaminó que varias partes del Tratado de Adhesión a la UE son inconstitucionales, lo que entra en conflicto con uno de los fundamentos de la Unión Europea: la primacía del derecho comunitario sobre las legislaciones nacionales.


El político, que anteriormente acusó a la Comisión Europea (CE) de cometer “actos de agresión” y de atacar ilegalmente” a Polonia por su reforma judicial, afirmó que su país “no tiene por qué pedir a las autoridades europeas que autoricen sus cambios en el sistema judicial nacional polaco”.


“Somos un Estado soberano, no podemos permitir que nos traten como a una colonia o con un doble rasero”, subrayó Kaleta “y si se le aplicaran las sentencias del Tribunal de Justicia de la UE a Alemania, tendrían que cambiar su Constitución”, aseguró.


Ante el primer ministro, el ultraconservador Mateusz Morawiecki, desmintió un hipotético Polexit (salida de la Unión Europea), algo que calificó de “mentiras provocadas por la oposición” y “noticias falsas” sin ninguna base para que sea real. 

Varsovia niega el Polexit, pero defiende la primacía de sus leyes sobre la Unión Europea