Real Unión-Deportivo: Choque de baches

Quiles, durante el último partido ante la SD Logroñés | quintana
|

El Deportivo visita esta tarde el Stadium Gal para medirse al Real Unión de Irún, en un choque entre dos contendientes que atraviesan sendos baches en sus actuales trayectorias.


Los blanquiazules han cosechado un punto de los últimos seis (tras perder ante Unionistas a domicilio y empatar al final ante la SD Logroñés). Mientras, su rival los recibe después de sufrir cuatro derrotas consecutivas (Celta B, UD Logroñés, CD Badajoz y Rayo Majadahonda).


Un duelo de malas dinámicas del que los coruñeses tratarán de salir victoriosos para recuperar una inercia positiva que les ayude a atesorar de nuevo buenas sensaciones.

Con las bajas ya seguras de Benito y Trilli, que confirman una semana más los problemas que está sufriendo el equipo en el lateral derecho, el Deportivo recupera para este partido a Jaime Sánchez, que se tuvo que retirar de forma prematura ante la SD Logroñés debido a calambres musculares.


Aunque el once es uno de los secretos que con mayor celo guarda cada semana Borja Jiménez hay posiciones que están claras. Una de ellas es la portería, en la que estará Ian Mackay. Mientras, en la zaga puede repetir Víctor García o ubicarse en esa demarcación Adrián Lapeña, que ya ha tenido minutos en el carril diestro.


En el centro de la defensa podría regresar Jaime, junto a Lapeña o, si este juega en el lateral derecho, situarse junto a él Borja Granero. En la banda izquierda volverá a estar, presumiblemente, Héctor Hernández.


En la medular un fijo parece volver a ser Álex Bergantiños junto a Diego Villares, mientras por delante pueden repetir Quiles por la derecha, Juergen por la izquierda y en punta de ataque Miku.


Se quedarían en la recámara jugadores como Noel, de actualidad por todo lo que está rodeando al entorno del jugador, su todavía no rúbrica en la renovación con el Deportivo, el interés de otros equipos ‘grandes’... Una situación que desde el club intentan manejar con naturalidad. La misma que le atribuyen al actual bache que sufre el equipo, sobre todo en lo tocante a resultados, tras un inicio fulgurante.


Una situación de calma que evidenciaban jugadores como Jaime Sánchez, que aseguraba que el vestuario se encontraba tranquilo.


Una idea con la que comulga el técnico Borja Jiménez, que mientras el equipo iba encadenando victorias pedía calma y el no caer en la euforia y que, tras la derrota ante la SD Logroñés, buscaba moverse en el mismo equilibrio.


Competición larga

El técnico de Ávila es un buen conocedor de la categoría, ya sabe lo que es ascender a Segunda y lo ‘caro’ que supone. Por eso apeló en sus últimas comparecencias a recordar que lo habitual no iba a ser ganar los partidos como lo logró el Deportivo ante el Celta B (5-0) y que lo normal iba a ser tener que ‘sudar la gota gorda’ en todas las contiendas, sin excepción.


Una premisa que el cuerpo técnico trasladó desde el primer momento al plantel, sobre todo cuando comenzó la temporada de forma tan victoriosa.


Con la meta de volver a la senda del triunfo y siendo conscientes de la dificultad de la competición, esta tarde el Deportivo encara ante el Real Unión un duelo de baches.

Real Unión-Deportivo: Choque de baches