Al menos 216.000 menores fueron víctimas de abusos por miembros de la Iglesia francesa

El papa Francisco reconoció estar dolido ante la información conocida | EFE
|

Al menos 216.000 menores fueron víctimas de abusos por parte de sacerdotes o religiosos en la Iglesia francesa desde 1950, según se desprende del informe de la Comisión Independiente sobre Abuso Sexual en la Iglesia Francesa (Ciase), en unos datos realmente sobrecogedores que han provocado muchas reacciones.


La cifra asciende a 330.000 víctimas si se suman también los casos de abusos cometidos por parte de laicos en misión de la Iglesia como por ejemplo, en el ámbito de la educación católica o las organizaciones juveniles, lo que elevaría el total de forma considerable.


Así lo indicó en el día de ayer, en rueda de prensa desde París, el presidente de la Comisión Independiente que investiga los abusos sexuales contra la infancia en la Iglesia de Francia, Jean-Marc Sauvé. Según informa la prensa francesa, el pasado domingo, Jean-Marc Sauvé ya había revelado que el informe había permitido estimar entre 2.900 y 3.200 el número de clérigos y religiosos que han cometido abusos sexuales contra menores desde 1950.


La Comisión Independiente sobre Abuso Sexual en la Iglesia de Francia (Ciase), fue creada en 2018 a petición del episcopado y de los institutos religiosos tras varios escándalos.


Obispos abrumados

El presidente de la Conferencia Episcopal Francesa y arzobispo de Reims, Éric de Moulins-Beaufort, calificó el dato de “abrumador” pues “va más allá” de lo que habrían “podido imaginar”. “Es verdaderamente insoportable que tantas vidas de niños, niñas y jóvenes se hayan visto dañadas sin que casi nada haya sido avistado, denunciado, acompañado, cuidado”, lamentó.


A las personas que han sido víctimas de tales actos por parte de sacerdotes, religiosos y religiosas u otras personas de la Iglesia, el presidente de los obispos franceses les expresó su “perdón” y ha dicho que siente “vergüenza” por lo sucedido.


Asimismo, les aseguró su “determinación de actuar” con ellos “para que la negativa a ver, la negativa a escuchar, el deseo de ocultar los hechos, la renuencia a denunciarlos públicamente desaparezcan de las actitudes de las autoridades eclesiales, sacerdotes y agentes de pastoral”. Así, dejó claro que lucharán contra este tipo de hechos.


El papa, dolido

Por su parte, el papa expresó su “dolor” por el informe publicado hoy sobre los 330.000 casos de abusos o violencia sexual sobre menores o personas vulnerables ocurridos desde 1950 en la Iglesia francesa y dijo que su pensamiento va “ante todo a las víctimas, con gran dolor, por sus heridas, y agradecimiento, por su valentía en la denuncia”.


Francisco fue informado de la publicación del informe por parte de los obispos franceses, a quienes conoció en los últimos días durante las visitas ad limina (las que se hacen cada cinco años), “y supo con dolor su contenido”, informó el Vaticano.


“Su pensamiento va ante todo a las víctimas, con gran dolor, por sus heridas, y agradecimiento, por su valentía en la denuncia, y a la Iglesia de Francia, porque, en la conciencia de esta terrible realidad, unida al sufrimiento de la Señor por sus hijos más vulnerables, pueda embarcarse en un camino de redención”, se indica en un comunicado, en el que se deja clara la postura del papa en esta situación.


Además, el pontífice reza por los católicos franceses y “especialmente por las víctimas”, para que Dios “les dé consuelo y les reconforte y que con la justicia llegue el milagro de la curación”. 

Al menos 216.000 menores fueron víctimas de abusos por miembros de la Iglesia francesa