El caos en Perillo

|

Estamos en octubre y las obras de la Nacional VI, en Perillo, avanzan muy lento, tanto, que es la desesperación de los conductores, atrapados en un gran atasco, en ambos sentidos, con unas filas interminables de vallas y conos que adornan la carretera, las cuales crecen, sin apenas trabajadores y que nadie sabe muy bien que se va hacer en el lugar. Desde inicios del verano se está programando una obra que no arranca, apenas se ve gente trabajando y la maquinaria brilla por su ausencia, salvo dos pequeñas escavadoras, que están de adorno la mayor parte del tiempo, al igual que los tubos que asoman en la zona de obras, pero si el personal es escaso de mañana, por la tarde ni se ve,


Lo que demuestra que a la administración no le importa el ciudadano, las obras se hacen con una lentitud exasperante y en contra de los intereses económicos del propio vecino, ya sea del municipio, en tránsito o de otro aledaño, les da igual, el caso es que la obra de Perillo marcha demasiado lenta, para ser un vial tan neurálgico para los que a diario tienen que pasar por la zona, para sus trabajos, sus negocios, etc. Incluso las emergencias tienen problemas para poder avanzar, sean ambulancias, bomberos y policía. El caos está instalado en ese punto tan crítico y no hay forma de que las administraciones se impliquen en solucionarlo.


Lo curioso de todo este embrollo de las obras de la N-VI, es que el alcalde de Oleiros, es muy proclive a insertar anuncios en sus pantallas colocadas en las vías públicas del municipio, pero ninguno de esos hace mención, al daño que se causa a los vecinos del entorno y demás personas que nos visitan y son de otros parajes. 


Aunque los más perjudicados y son multitud, aquellos que diariamente tienen que ir y venir por dicha arteria, por razones de trabajo, ocupación profesional y que viven en el entono en que se desarrolla la obra e incluso los de los municipios aledaños al de Oleiros. De modo que el Sr. Alcalde debería velar, para que la obra fuese algo más de, prisa y no con la lentitud que lleva.Supongo que esta obra será por cuenta de Fomento y si es el caso, habrá que ponerle las pilas a funcionar, no es lógico que ese organismo dedique obras según le conviene en la autonomía que actúe, llevarlas con más rapidez o dejarlas al criterio que tienen, es algo que exaspera a la ciudadanía, al catalogar unas actuaciones de prioritarias y otras secundarias. Como si las obras de Perillo, no corriesen prisa en iniciarlas y menos en acabarlas. Si los viales van a seguir adornados con vallas y conos, con poca actividad de trabajo, es mejor, para evitar los incordios que se están sufriendo, sacarlos y dejar la vía expedita, hasta que se tenga claro lo que se va a realizar.


A este paso, acabaremos el año que estamos sin grandes avances en dicha obra, más bien, quedará como se empezó pero con tantos adornos de conos y vallas, que parecerán guirnaldas de navidad, a poco que se adornen de cara a esas fechas y año nuevo, a lo mejor, los vecinos, tienen una idea lúdica y añaden un toque de curiosidad y alegría a ese entorno de un sitio total y mal organizado. Las vallas sobran, los conos, también, lo que hace falta es mano de obra y más maquinaria, para finalizar una obra, que si antes el Alcalde ponía mucho interés que se hiciese, ahora, ¿En donde está su interés? En que se finalice al menor tiempo posible, con el menor de los daños a tantos ciudadanos, miles de conductores a diario son atrapados en las redes del atasco de Perillo y ninguna administración hace nada por revertirlo y dar solución al gigantesco problema creado por la propia administración, tanto local como la que dependa de dar una solución inmediata al caos de esta obra. 

El caos en Perillo