El paraíso de los pasajeros bordes

Taxis de toda la vida | efe
|

Para todos aquellos que no quieren que el taxista les dé conversación, aunque sea sobre el tiempo, o que no tienen interés alguno en escuchar los grandes éxitos de Manzanita, una selección de versiones chill out de lo mejor del rock o el programa deportivo de turno llegan los taxis sin conductor. Porque los bordes del mundo son legión y porque a veces todos necesitamos un rato de desconexión. California ya ha autorizado la circulación de los vehículos de conducción autónoma de dos compañías en San Francisco. Que la idea prospere dependerá de que no se vuelvan locos y nos ataquen. Entonces habría que valorar pros y contras.

El paraíso de los pasajeros bordes