Para padres que resisten la presión

|

Se cuentan por miles los padres que se enfrentan a la inagotable ansia de sus hijos por tener un móvil. Todos los chavales que lo piden, curiosamente, son los únicos de su grupo de amigos que no tienen uno. O que no están en redes sociales. Y algún progenitor acaba cediendo a la presión. Los que aún resisten pueden sumar a sus argumentos el ejemplo de Steve Jobs o Bill Gates, que ni siquiera dejaban a sus hijos usar una tablet. Mucho menos tener su propio teléfono. Y si ellos, que sabían bien cómo funciona el mundo tecnológico, lo hacían, por algo sería. FOTO: Jobs no dejaría a sus hijos hacer esto | aec

Para padres que resisten la presión