Vándalos casuales y vándalos peligrosos

|

A Coruña parece estar sufriendo una oleada de vandalismo. Por un lado están los que se dedican a romper los carteles que forman parte de exposiciones al aire libre –ya van dos con destrozos en una semana–, chavales con más hormonas que cerebro y animados por el alcohol. Y luego, los peligrosos de verdad, que son los que roban los adornos florales de las jardineras de las calles. Esos, que en muchos casos ya peinan canas, lo hacen con premeditación y alevosía, pala en mano y maceta esperando en casa para replantar. Se ve que como las flores que coloca el Ayuntamiento son de todos creen que pueden llevarse su parte a casa. FOTO: Una jardinera sin planta | aec

Vándalos casuales y vándalos peligrosos