Pablo Martínez: “En Santa Margarita explotó todo. Fue una barbaridad”

Pedro Martínez Ferro | patricia g. fraga
|

Pablo Martínez Ferro cumplió ayer veinte años. Pero este estudiante de Derecho estaba de enhorabuena desde el día anterior, cuando cientos de jóvenes asistieron al concurso de rap (batalla de gallos, como se denominan estos certámenes en las que los participantes improvisan puyas en verso contra sus rivales) que había organizado su movimiento, “Flash Freestyle”, en el anfiteatro de Santa Margarita. En el evento, que duró todo el día, participaron 170 raperos.


Así que estudia Derecho ¿Los raperos no son todos delincuentes que están en contra de la ley?

(Ríe) Es una imagen que viene de los 90, de Estados Unidos. Pero ahora mismo los raperos de las batallas de gallos son gente con estudios, con ingenierías y carreras, y compaginan los dos trabajos.


¿Es difícil vivir siendo un gallo?

Antes sí. Ahora, cada vez menos, porque ya se llenan estadios. Se llegó a llenar el del Español, con 30.000 personas en 2019, el Vista alegre se llenó el otro día,....


Usted llenó Santa Margarita...

(Ríe) Sí. Fue una locura.


¿Cómo empezó todo?

Sobre el año 2015-2016 empecé a ver batallas de gallos. En el 2018 quería apuntarme a una batalla aquí, en A Coruña, pero no había ninguna organización en toda Galicia. Así que me dije: “Igual es a mí a quien le toca organizarla”.


¿Así, sin más?

Empecé a hacerlo y comenzó a surgir un movimiento que no había. Lo había en Barcelona, en Madrid, en Alicante, pero en Galicia, no. Así nació “Flash FreeStyle”, porque quería rapear.


¿Cuál fue el punto de partida?

Creé una cuenta en instagram, investigué a quién le gustaba y así fue cómo organice la primera batalla, que se hizo en Santa Margarita, en 2018. Fueron, a lo mejor, veinte personas. O cuatro gatos. Luego hicimos una segunda, una tercera, una cuarta... Hacíamos una al mes, hasta que llegó el Covid. Esta última, la del sábado, fue la veinte.


Y fue la vencida.

Explotó todo. La gente tiene muchas ganas de conciertos, y los fans de batallas de gallos son muy fieles, así que vino mucha gente. Fue una barbaridad. Me está costando asimilarlo.


Para el 30 de octubre ha organizado otro concierto. En el Coliseum, nada menos.

Este concierto iba a ser antes del covid, en una sala mucho más pequeña en Porriño, pero como el artista, Trueno, creció y ya tiene millones de seguidores, lo pasamos al Coliseum.


¿Cómo un joven de 19 años pudo organizar un concierto allí?

Al principio no dije mi edad. Luego la dije y creo que sí afectó un poco, pero al ser un promotor local me lo cedieron y el Ayuntamiento puso dinero por ser un evento cultural, aparte del que pongo yo y Gadis como patrocinador y poco a poco salió. Le tuve que echar muchas horas y compaginarlo con los estudios.


¿Se plantea hacer carrera como promotor musical?

Me encantaría tener una promotora a nivel internacional. Pero si no me va bien, a lo mejor tengo que ejercer de abogado.

Pablo Martínez: “En Santa Margarita explotó todo. Fue una barbaridad”