Un mapa muestra que A Coruña gasta tres veces más energía de la necesaria en el alumbrado público

Una farola de la calle Palomar | pedro puig
|

El concejal de Movilidad e Infraestructuras, Juan Díaz Villoslada, presentó ayer en el Obelisco, en el marco de la Semana Europea de la Movilidad, el mapa luminoso de la ciudad, una herramienta que muestra toda la red de iluminación de A Coruña, realizado por una empresa, Giga, que celebró ayer una conferencia en una de sus carpas. En ella se explicó, entre otros datos, que A Coruña consume tres veces más energía de la necesaria en su alumbrado público debido a su exceso de iluminación, según la normativa de 2018. Hay que recordar que el Gobierno local paga cada año cerca de nueve millones de euros en electricidad.


“Hai moitas ineficiencias enerxéticas”, apuntó Villoslada. Durante la pandemia, se realizaron varios ajustes en zonas que no se estaban utilizado, lo que permitió ir valorando las necesidades. Eso no quiere decir que no haya calles que no estén infrailuminadas, pero hay otras en las que existe un verdadero problema de “luz intrusa”, en la que se cuela por las ventanas de los domicilios el resplandor de las farolas, como ocurre a menudo en las vías más grandes, y por tanto más iluminadas. Actualmente, el Ayuntamiento cuenta con más de 500 modelos de luminarias, si se cuentan las diferentes combinaciones de carcasas con luces, lo que no ayuda a los técnicos a elaborar el mapa


Además, la zona 30 permitirá reducir aún más el gasto de energía, puesto que el reglamento de seguridad vial indica que las vías más rápidas deben ser las más iluminadas. La empresa Giga explicó en su presentación que podría reducirse el gasto en un 33%. Cuando se adapte la iluminación a la nueva realidad vial, se pasará de 11,25 lux a 7,5 lux (unidad de medida) como máximo.


Menos del 20% es LED

El paso más importante será el cambio de luminarias convencionales de descarga a LED, que planea el Ayuntamiento llevar a cabo a dos años vista, y que obliga a cambiar la luminaria por completo. A día de hoy, más del 80% del alumbrado público coruñés sigue siendo convencional. En este sentido, la calle Palomar es el modelo a seguir: una vía en la que todo el alumbrado es LED.


Aunque Villoslada no lo mencionó ayer, en diciembre, el Gobierno local había anunciado su objetivo de renovar la iluminación pública de la ciudad en los próximos tres años con una ayuda europea de 12,6 millones de euros, (IDAE) después de que el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico ratificara el proyecto presentado del Ejecutivo local. Una cifra que el Ayuntamiento anunció que completará con otros 3,1 millones de euros, hasta llegar a los 15,7 millones de euros.

Un mapa muestra que A Coruña gasta tres veces más energía de la necesaria en el alumbrado público