Pandemia y recuperación

|

La pandemia va pasando, dejando atrás una horrenda pesadilla en la sociedad cuya secuela tardará mucho tiempo en olvidarse, (quizás nunca llegue a suceder) esta plaga llegó para quedarse entre nosotros, estamos inmersos en la quinta ola y poco hemos aprendido del virus, el que no respeta, ni conoce a nadie, tampoco nadie está libre de padecerlo, es lo mismo joven o mayor, su memoria no tiene reconocimiento sobre la edad, fortaleza, distinción de género y estatus social, se ceba por igual con todo al que ataca. Los motivos de esta catástrofe sanitaria, tardaremos generaciones en conocerlos y no será toda la verdad que se pueda esperar, solo una verdad reflexiva, de lo débil que es el ser humano, ante las adversidades patógenas.

Después de múltiples fallos y dejadez a lo largo del tiempo en atajar la pandemia y administrar sanitariamente las vacunas a la población española, la responsabilidad recayó en las 17 comunidades autónomas, cuyos presidentes, tuvieron que lidiar lo que les venía encima, por dejadez del primer ministro español, en ponerse al tajo y organizar en primera persona la responsabilidad asumida como presidente del Gobierno de España. No lo hizo y la factura económico-sanitario, está resultando muy abultada por la diferencia de criterios en 17 puntos autonómicos, las cuales se hicieron cargo del problema, cuando hubiese sido más beneficioso, solo una, en la figura del presidente y coordinada para un efecto de mayor calado, con medidas uniformes, algo que no hubo y encima ahora nos enteramos que el estado de alarma, carecía de validez, era ilegal, según la sentencia conocida hace apenas unas semanas. Sin lugar a dudas el presidente, le está saliendo caro a los españoles.


Ahora, después de todo y el camino andado de este embrollo de pandemia, la parte social y económica del país de sacarlo adelante, recaerá esta tarea en las empresas medianas, grandes y pequeñas, en los autónomos y los trabajadores en general, los cuales serán los encargados de liderar la recuperación económica de España.


No será el Gobierno, no tiene capacidad para sacar al país de este enredo, es de sentido común que los responsables de primera línea serán aquellos sacrificados empresarios, autónomos y trabajadores, con su esfuerzo común, logren salvar a España de la bancarrota en que nos metió el gobierno de turno, con su falta de hacer frente a la pandemia con garantías de éxito.


Muchas empresas al hilo de esta crisis sanitaria, han sabido adaptarse a la situación y sus inversiones serán claves en el desarrollo para la recuperación económica de España, la reconversión de todas ellas, propicia un nuevo mercado de oportunidades y augura nuevas contrataciones, apareciendo nuevas propuestas con otros tipos de negocio, sean de seguridad, energía, venta on line, distribución, fabricaciones de bienes de equipo y la venta de activos no productivos, para indagar en nuevos nichos de negocio productivo. Vienen tiempos para una economía trastocada y solo será posible salir de este bache con el esfuerzo colectivo de empresarios, autónomos y trabajadores. Este será el nuevo “Milagro Español”.

Pandemia y recuperación